Autor, obra, espectador…

000 Simbolista

 

000 Simbolista

“La función que cumple la obra de arte para el autor es desde un principio diferente a la que tiene en la vida del receptor, del lector, oyente o espectador nacido al mismo tiempo o después. Para el artista la obra es la definición, articulación y organización de estados anímicos caóticos, inconscientes en términos generales y, por de pronto, indesignables, la disolución de una tensión insoportable en su inefabilidad e inarticulación. Para el sujeto de la la vivencia receptora es un medio de la catarsis, de la mejor comprensión del mundo y de sí mismo, un guía para una vida correcta, sensata, una escuela de purificación, identificándose con el autor y ahondando en situaciones en las que éste coloca a sus personajes conscientes. Al autor le sirve de vehículo de liberación y distensión, al receptor de medio de participación en destinos ajenos, a través de los cuales aclara la problemática de su propia existencia.

Para los simbolistas como T. S. Eliot y Paul Valery, la creación artística es un proceso de despersonalización y una especie de deshumanización. En cuanto individuo con su vida privada, el artista tiene que desaparecer por completo de la obra de arte, lo mismo que “los hijos de Lady Macbeth” de su tragedia.”


(Arnold Hauser: “Sociología del arte”. 1977)

Be the first to comment on "Autor, obra, espectador…"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*