Azul nomeolvides

VanGoghCafe1

Decía Van Gogh: “No basta con colocar puntos blancos sobre negro azulado, unas estrellas son amarillo limón, otras rosa, otras verde, azul o color nomeolvides.”

 VanGoghCafe1

“Terraza del café de la Place du Forum en Arles por la noche”. 

Museo Kröller-Müller. Otterlo, Holanda. 1888

¿”Color nomeolvides”? En realidad nomeolvides es una flor. Dice la leyenda que cuando Dios creó el mundo, dio nombre y color a todas las flores, no obstante una pequeña florecilla le suplicaba: “¡No me olvides!, ¡No me olvides!”, pero como su voz era tan fina, Dios no alcanzaba a oírla. Una vez que el creador finalizó toda su obra, pudo percatarse de esa pequeña voz, más ya todos los nombres estaban dados, así que Dios le dijo: “No tengo nombre para ti, pero te llamaras “no me olvides”. Y por colores te daré el azul del cielo y el rojo de la sangre. Otra leyenda cuenta que el nombre de la flor proviene del gesto de un caballero medieval que por cogerle esa flor a su amada se acercó tanto al río que cayó en él y con el peso de su armadura se ahogó, pero mientras se iba hundiendo en el agua le decía a su enamorada “no me olvides, no me olvides”. Por eso es también un símbolo del amor profundo y desesperado.

Y Van Gogh lo convirtió en el azul de sus noches.

Be the first to comment on "Azul nomeolvides"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*