Ballet mécanique

000 BalletMecaniqueLegerFilm

 

000 BalletMecaniqueLegerFilm

Fruto de la colaboración del pintor y escultor francés Fernand Leger (1881-1955), del compositor norteamericano George Antheil (1900-1959) y del director de cine norteamericano Dudley Murphy (1897-1968), el film “Ballet mécanique” (1924. 17 minutos), constituye la aplicación pionera de, entre otros, los principios cubistas al cine y que, en su momento, fue definido como “el primer film sin escenario”. Fue presentado por primera vez en público en la Exposición Teatral de Viena de 1924. La banda sonora (compuesta por George Antheil y su obra más conocida) no se montó con el film hasta 1990.

“El film de “Ballet mécanique” puede considerarse dividido en siete partes breves, que van desde el movimiento retardado hasta el acelerado. Cada una de estas partes posee su unidad propia, debida a la similitud de los grupos de objetos o de su naturaleza como elementos fotogénicos. Los objetos aparecen fijos unas veces y animados otras; son, sobre todo utensilios domésticos de uso corriente: botones, platos, botellas; hay también, como elementos imprescindibles en toda obra de Léger, máquinas y fragmentos de máquinas, casi siempre de formas geométricas puras, desposeidas cuidadosamente de toda significación anecdótica e incluso simbólica: de ello es ejemplo el curioso baile mecánico de un Charlot cubista, que pierde inmediatamente su presunta condición chapliniana. Esta significación plástica pura de los objetos es, a juicio de Roberto Paolella la aportación culminante de Fernad Léger en la búsqueda de un cine sin anécdota. El artista eliminó todo vestigio temático para atender sólo a la realización visual, más no pudo escapar a ciertos rastros de aportación pintoresca e incluso humana, que no existen en el film abstracto alemán, desde Eggeling hasta Richter y Fischinger, pero que los franceses no consiguen suprimir. Este pintoresquismo aparece en el aludido baile de un remedo desorganizado de Chaplin; también está en el gran episodio de la mujer que sube la escalera, episodio que puede considerarse como la cifra de los valores emotivos del “Ballet mécanique”.

Sirviéndose de una novedad técnica creada por el director Dudley Murphy y el poeta norteamericano Ezra Pound para la repetición múltiple de la imagen proyectada, Léger presenta el plano tremendamente obsesivo de la mujer madura y vulgarísima que con un saco al hombro asciende fatigosamente una escalera y, cuando está a punto de coronarla, vuelve sin solución de continuidad a su punto de partida, hasta repetir nada menos que quince vecese el mismo movimiento, en angustiosa interpretación especialísima del suplicio de Tántalo.

Léger solo perseguía las reacciones de imágenes ritmadas, rehuyendo todo tema, incluso los de índole estrictamente intelectual. “Es —ha dicho—  un film objetivo realista, de ninguna manera abstracto”; en contra de esa opinión Charensol considera el “Ballet mécanique” como “el primer film abstracto lógicamente realizado”.

(Texto de Carlos Fernández Cuenca. “Fernand Léger y su “ballet mecanique”. En: “Pantallas y Escenarios”, nº 21, febrero 1963, Zaragoza)

Para ver el film “Ballet mécanique”, pinchar AQUÍ.

Para acceder a un vídeo que permite escuchar y ver la interpretación reciente de la banda sonora por una serie de 16 pianos, timbres, ventiladores, sirenas, robots percutores, etc., controlados por un programa, pinchar AQUÍ.

Be the first to comment on "Ballet mécanique"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*