Cantarerius

000 PaternaCeramica

000 PaternaCeramica

“La cerámica valenciana decorada de después de la reconquista cristiana [1232-1238] ha sido, según creemos, la más divulgada de todas las españolas, tanto por autores nacionales como extranjeros. Los documentos publicados pasan de los cuatrocientos y la mayoría atribuidos a Manises, Paterna y Valencia ciudad. La relación de alfareros que se conoce pasa de los trescientos. Además, dos grandes lotes de cerámica fueron adquiridos simultáneamente por los museos de arte de Barcelona, en 1921, a los anticuarios valencianos don Vicente Gómez Novella y don José Almenar, realizadores de las excavaciones del testar descubierto en Paterna por don Manuel González Martí, en 1907. Junto con lo excavado, se adquirió a los citados anticuarios toda la cerámica que tenían en sus almacenes, así como lo que habían reconstruido y también fragmentos adquiridos a los albañiles y buscadores de “cascos” o trozos de loza dorada de Manises. Los dos lotes pesaban doce toneladas, siendo casi tan voluminoso lo conseguido en las excavaciones de Paterna, con trazos negros y lo decorado con verde y negruzco o con azul solamente, como lo hallado en Manises, dorado o azul y dorado.

Otro lote, no tan numeroso, pero de producciones similares y de las mismas procedencias, pertenecientes al museo del ayuntamiento de Valencia, ingresó en 1962, en calidad de depósito, en el museo nacional de cerámica González Martí, en Valencia, quedando aún mucho en los almacenes de aquél para reconstruir, de los siglos XV al XVIII, aparecido en el subsuelo de dicha capital, en Manises y otros centros alfareros de la provincia; actualmente, a pesar de emplearse excavadoras para las obras, los alumnos de la escuela de cerámica de Manises han conseguido llenar un buen número de barricas con fragmentos aparecidos en el lugar donde estaba situado el palacio de los Boil.

En los documentos más antiguos de Paterna (1317) los alfareros se denominan “cantarerius” y consta que embadurnaban sus piezas con “buena pez castellana”, y en otros posteriores se titulan “magistre operis terre”. En los de Manises (1325) se denominan “cantarerius siue magistre operis terre albe”, o bien (1326) “magistre operis terre picta”, y en otro, también de 1325, se comprometen a entregar toda la “opus terre albe et picte” que producirán durante un año, pero habiéndoles de anticipar el plomo y el estaño para cada hornada. Lo cual demuestra la manipulación en Manises de loza esmaltada y decorada; debería serlo con verde y negruzco, los colores que empleaban para colorear la vidriada; […] Esta producción bicolor es coetánea a la de Aragón y Cataluña. Ahora bien, en Cataluña los dibujos son románicos; en Teruel, mudejarrománicos y mudejargóticos, y en Valencia, mudejargóticos.”

(Luis M. Llubiá: “Cerámica medieval española”. 1968)

Be the first to comment on "Cantarerius"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*