Casa Sommerfeld

000_casasommerfeld

000_casasommerfeld

“El trabajo en común en la “construcción” era uno de los principales objetivos de la Bauhaus, mas su realización no resultó ser tan simple. Un encargo privado en 1920 brindó a Gropius la posibilidad de apoyar económicamente la Bauhaus mediante la contratación de obras, y de formar el primer taller comunitario. El contratista Adolf Sommerfeld había encargado a Gropius una casa de madera de teca, pues quería aprovechar de este modo los restos de un barco de guerra naufragado. El solar quedaba cerca de la Asternplatz en Berlín-Dahlem.

Gropius y Adolf Meyer se encargaron del diseño arquitectónico y el estudiante Fréd Forbát, que ya había terminado sus estudios de arquitectura con Theodor Fischer en Múnich, dirigió las obras. Para la decoración del interior se recurrió a los primeros estudiantes capacitados. Dörte Helm realizó una cortina con aplicaciones, Marcel Breuer diseñó el juego de sillas para el pasillo, Josef Albers ejecutó una ventana con cristal pintado, el taller de pintura mural se ocupó de la decoración de las paredes, y Joost Schmidt talló en la dura madera nombres de ciudades relacionadas con el consorcio Sommerfeld. Se tallaron entarimados de madera, relieves para las puertas, pasamanos para las escaleras y revestimientos para la calefacción. El solemne acto de colocar la primera piedra subrayó el significado de esta primera obra comunitaria, que, aunque todavía deudora del estilo zigzag, trabaja con las formas básicas círculo, cuadrado y triángulo. Para la fiesta de cubrir aguas se prescribieron ropajes gremiales para los hombres y se diseñaron pañoletas para las mujeres, garantizando así una imagen unitaria”.

(En: Magdalena Droste: “Bauhaus, 1919-1933”. 1998)

La Casa Sommerfeld fue destruida durante la II Guerra Mundial, y de ella hoy tan solo queda —como único testimonio de este proyecto pionero de la Bauhaus— el edificio del garaje. En este proyecto Gropius lleva a la práctica sus ideas favorables al uso de la madera en la construcción (por su economía y fácil uso), anticipándose a, por ejemplo, las llamadas Packaged Houses construidas mediante tableros contrachapados. Por el uso que se hace en la Casa Sommerfeld (1921) de las vigas en voladizo, la simetría aplicada de un modo monumental, el tejado de faldón levantado, etc., constituye una reinterpretación de los proyectos de Frank Lloyd Wright mediante las recuperadas formas expresionistas alemanas de posguerra.

Pero además la Casa Sommerfeld hay que mirarla teniendo en cuenta los principios del primer manifiesto de la Bauhaus: “arquitectos, escultores y pintores: todos nosotros debemos volver al trabajo artesanal. Creemos un nuevo gremio de artesanos. La Bauhaus pide reunir todas las manifestaciones artísticas en una unidad, ambiciona la reunificación de todas las disciplinas artísticas en una nueva arquitectura formada por esos componentes inseparables. El objetivo último de la Bauhaus, aunque lejano, es la obra unitaria, la gran construcción, en la que hayan desaparecido las barreras entre arte monumental y arte decorativo”.

Be the first to comment on "Casa Sommerfeld"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*