Catacumbas

000 CommodilaCatacumba fresco sIVaC

 

000 CommodilaCatacumba fresco sIVaC

“Las obras de los Filóstratos proporcionan algunas descripciones interesantes de estas pinturas, sobre todo Fabio Filóstrato en la “Vida de Apolonio de Tiana”. Aparte de esto, a partir del siglo III, un elevado porcentaje de los restos que han llegado hasta nosotros proceden de las catacumbas cristianas; continúan el estilo lineal que ya se había dado en el siglo II, y la zona a pintar era dividida en varios espacios geométricos mediante líneas bastante finas. Esto se adapta bien a la decoración de bóvedas y de nichos en los cementerios. Artistas con una amplia variedad de recursos pintan las figuras en dos dimensiones (a veces con cuidado y a veces sólo en esbozo) sobre un fondo blanco. Tradiciones más antiguas sobreviven paralelamente a un estilo menos sereno en el cual el ilusionismo tiende a sustituir al naturalismo. Parece ser que en un principio los cristianos estaban en contra del arte figurado, pero después tomaron algunos temas paganos y los adaptaron a sus necesidades. En cualquier caso, antes del edicto de Milán, del año 313, las representaciones no podían ser demasiado explícitas, pues los cristianos estaban aún expuestos a la persecución. Las fuentes judías desempeñan un papel importante en el arte de las catacumbas, y probablemente también las influencias de Oriente, en especial de Dura Europos.

Antes del 313, posiblemente se evitó representar el símbolo de la cruz. Uno de los temas habituales era el de la liberación, ejemplificada a través de escenas del Antiguo Testamento, tales como Daniel en la fosa de los leones o los tres jóvenes en el horno. Una primitiva pintura de la catacumba de Priscila en la que aparece Moisés golpeando la roca simbolizaba a un tiempo la liberación de la sed y el sacramento del bautismo. Otro tema frecuente, Jonás y la ballena, significa no sólo la liberación sino también la caída de la humanidad, la Redención y el Paraíso (Jonás durmiendo pacíficamente a la sombra de la cucurbitácea). En los primeros tiempos, las escenas del Nuevo Testamento se refieren a menudo a las profecías referentes a la venida de Cristo, a su bautismo, a la redención y salvación de la humanidad, y a milagros tales como la resurrección de Lázaro y la curación del paralítico. En las escenas de la catacumba de Calixto, de principios del siglo III, aparecen Jonás, Cristo como Buen Pastor (tema desarrollado a partir de las escenas de Orfeo con las fieras), Cristo y la samaritana, y el milagro de los panes y de los peces.”

(Joan Liversidge: “La pintura de las catacumbas”. En: “El arte romano”, Martin Henig. 1983)

(Imagen cabecera: Busto de Cristo en el techo de la catacumba de Commodila, Roma, fresco, fin s. IV)

Be the first to comment on "Catacumbas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*