Restauración y conservación

000_esculturarestaurac

Restauraciones neoclásicas

“Como era habitual, los restos de esculturas antiguas seguían surgiendo del subsuelo. Así, en 1729, en una excavación en la antigua Tuscolo, en los Castillos romanos, aparecieron diez estatuas, sin cabezas ni brazos, pero de dimensiones muy parecidas, lo que de inmediato hizo pensar que todas ellas pertenecían a un grupo. La indumentaria de la figura masculina, vestida con un jitón, indujo a pensar en el tema de Aquiles y…

Leer más

Len0

La restauración de la Catedral de León

La Catedral de León es uno de los paradigmas del modelo de restauración española en el S. XIX, y de las consecuencias, muchas veces lamentables, que este tipo de restauración tendría sobre esos edificios. Una nueva sensibilidad, nacida al socaire del Romanticismo, de proteger y recuperar para el país sus edificios emblemáticos y de mayor valor artístico, unida a la necesidad perentoria que afectaba a muchos de esos monumentos de…


Los orígenes del museo

Los orígenes del museo.         Es posible que los primeros muestrarios artísticos se relacionen con la acumulación de tesoros que guardaban los templos y palacios de la Antigüedad. Es de suponer que tanto los grandes templos egipcios como los palacios mesopotámicos acumularan riquezas y muchas de ellas en forma de importantes obras de arte. De hecho se sabe que el palacio de Nabucodonosor I, rey de Babilonia…


El Renacimiento y la conservación artística

El Renacimiento es un periodo con dos caras bien diferentes. Por una parte, su adoración cultural y artística por la antigüedad clásica hizo posible una sensibilización hacia el valor de los restos antiguos y un deseo coleccionista de muchos de ellos, lo que repercutió en un interés arqueológico que rescató y restauró muchas obras antiguas. Pero por otro lado, el Renacimiento también supuso la destrucción o la manipulación de obras…


Lord Elgin y el expolio de la Acrópolis

Uno de los hechos más lamentables en la historia de la conservación del patrimonio artístico (que mejor habría que considerarla la historia del expolio del patrimonio artístico), la protagoniza el conde Elgin, un Lord británico que aprovechó sus cargos políticos para saquear literalmente la Acrópolis de Atenas. Thomas Bruce, que así se llamaba en realidad el conde, fue nombrado embajador en Constantinopla en 1799, nombramiento que le permitió acceder libremente…