Con el corazón encogido

museoegiptomilitar

museoegiptomilitar

Una imagen desoladora. Un soldado, metralleta al hombro, en la galería central del Museo Egipcio de El Cairo, el viejo caserón de ambiente deciomonónico que custodia la máscara de Tutankhamon, la Paleta de Narmer, el Alcalde del Pueblo, Rahotep y su esposa y tantas y tantas otras joyas del pasado faraónico. En la plaza situada delante del museo los bandos enfrentados luchan entre sí sin tregua.

Cuando aún tengo recientes en mi mirada y en mi recuerdo la hospitalidad de un pueblo sabio y antiguo, el paisaje fascinante del Nilo, la grandeza de Karnak, el peso de los siglos de la vieja Tebas o el desolador Valle de los Reyes, el magnetismo de las pirámides de Gizeh…, resulta muy difícil asimilar las imágenes que los medios de comunicación nos sirven cada día, cara hora y cada minuto de Egipto.

Con el deseo de lo mejor para un país y un pueblo únicos que marcan para siempre a quienes los conocen, desde Artecreha, sólo podemos pediros que visitéis la página que Museum Syndicate dedica al Museo Egipcio (su página oficial está, lógicamente, innacesible a través de internet), los Reportajes de Arte que elaboramos en su momento sobre el Templo de Hatsepshut y el Templo de Karnak y, por supuesto, alguna de nuestras Miradas CREHA sobre arte egipcio como, por ejemplo, la centrada en el análisis de Akhenaton y Nefertiti con sus hijos

Be the first to comment on "Con el corazón encogido"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*