El poeta Hesiodo invoca a Afrodita

000 TronoLudovisi fragmento

 

000 TronoLudovisi fragmento

“[Himno] LII. Perfume de Afrodita.

Uránica, celebrada con mil himnos, Afrodita que amas las sonrisas, nacida de la espuma, Diosa generadora, que te complaces en la noche negra; venerable, nocturna, que unes, llena de astucias, madre de la necesidad, todas las cosas que salen de ti, porque sometiste al Cosmos y a cuanto hay en el Urano y en el mar profundo y sobre la tierra fértil, ¡oh venerable! Consejera de Baco, que te regocijas con las coronas y con las bodas; madre de Eros, que gustas de los lechos nupciales, que otorgas en secreto la gracia; visible e invisible, la de hermosos cabellos, loba portadora de cetro entre los Dioses, generadora, que amas a los hombres; deseabilísima dispensadora de la vida, que unes a los vivos con necesidades invencibles, y que, con ayuda de tus encantos, entregas a un deseo furioso a la raza innumerable de los animales salvajes; ven, Diosa nacida en Cipros; senos favorable, hermosa reina; ora sonrías en el Olimpo, ora recorras tus moradas en la Siria que abunda en incienso, ora visites en tus carros adornados de oro las riberas fértiles del río Egipto, ora te regocijes con las danzas circulares de los hombres en la alturas que dominan la onda marina o en la tierra divina y en tu carro rápido te complazcas en medio de las Ninfas de ojos azules a los largo de las arenas de la playa, ora os celebren con sus himnos a ti y al ambrosiano Adonis, en la real Cipros que te ha criado, las bellas vírgenes y las recién casadas, ¡oh Bienaventurada! Ven, ¡oh hermosa y deseabilísima Diosa! Te invoco con corazón inocente y con palabras sagradas.”

(Hesiodo [h. 700 a. C., Beocia, Anatolia]: “Himnos órficos”)

Be the first to comment on "El poeta Hesiodo invoca a Afrodita"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*