Encuentro fortuito

000 CantosMaldoror

000 CantosMaldoror

“Al pretender dar aquí la definición del procedimiento que, en primer lugar, nos sorprendió y nos puso en la senda que debía llevarnos al descubrimiento de muchos otros procedimientos, siento la tentación de decir que consiste en la explotación del encuentro fortuito, en un plano adecuado, de dos realidades distantes (lo cual no es más que paráfrasis y generalización de la célebre frase de Lautréamont: Bello como el fortuito encuentro, en una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas), o, para servirnos de una frase más breve, el cultivo de los efectos de un extrañamiento sistemático

Este procedimiento empleado, y modificado y sistematizado sobre la marcha por casi todos los artistas surrealistas, tanto pintores como poetas, les ha llevado, desde su descubrimiento, de sorpresa en sorpresa. Entre las más hermosas consecuencias que de él han deducido debemos mencionar la creación de aquello que dichos artistas han llamado objetos surrealistas.

Una realidad totalmente consumada, cuyo ingenuo destino parece haber quedado determinado de una vez para siempre (un paraguas) al encontrarse súbitamente en presencia de otra realidad muy distante y no menos absurda (una máquina de coser), en un lugar en el que las dos han de sentirse en extrañamiento (una mesa de disección), se hurtará, en méritos de dicho hecho, a su ingenuo destino y a su identidad; pasará desde su falsedad absoluta, merced al desvío de una relación, a un nuevo, verdadero y poético absoluto: el paraguas y la máquina de coser se harán el amor. Creo que el mecanismo del procedimiento queda de relieve con el anterior y simple ejemplo. La completa transmutación, seguida de un acto puro, cual es el acto de hacer el amor, se producirá inevitablemente siempre que los propios hechos creen las condiciones favorables para ello, siempre que se dé el emparejamiento de dos realidades que, en apariencia, no se pueden emparejar, y se dé en un plano que, en apariencia sea incongruente con ellas.”

(André Breton: “Situación surrealista del objeto. Situación del objeto surrealista”. 1935)

Be the first to comment on "Encuentro fortuito"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*