Enigma: al arte en autobús

enigmatranvia

enigmatranvia

Dicen que era un tipo muy amable, modesto y encantador que tenía una curiosa característica física: el poco cabello que mantenía desde su juventud se ponía completamente de punta cuando bebía demasiado, dándole un aspecto muy similar al de aquel personaje de Barrio Sésamo: Blas, ¿os acordáis?

Sobre este artista, hoy en día muy conocido y citado en todas las Historias del Arte de Bachillerato, se cuenta que en su infancia no mostró ningún interés ni aptitud para la pintura. Más bien parecía que su destino podía ser el ejército.

Sin embargo, cuando tenía ya veintidós años le ocurrió un acontecimiento que le decidió a dedicarse a la pintura. Un hecho que actuó como una auténtica revelación.

Viajaba en la plataforma de un autobús cuando, de repente, al pasar, en el escaparate de una galería de arte vió expuestos dos cuadros. Uno de ellos, el que más le impresionó, es el que véis en la parte superior.

El impacto fue tan grande que, como ya os hemos comentado antes, nuestro joven abandonó lo que había sido su vida hasta entonces para dedicarse de lleno a la pintura. Sin formación previa. Sin conocer realmente el mundo del arte.

¿Sabes de quien estamos hablando? ¿Dónde ocurrió esta historia? ¿Qué cuadro es el que despertó la pasión por la pintura del protagonista de nuestro enigma?

Si conoces las respuestas, mándanos un correo desde AQUÍ.

Be the first to comment on "Enigma: al arte en autobús"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*