Escultor de Tyana

000_buenakavafis3caballo

 

000_buenakavafis3caballo

“No soy ningún principiante, como habréis sabido por varias personas

Mis manos han tallado mucha piedra.

Y en mi patria, Tyana, muy bien

se me conoce; tantos encargos me dirigen

hasta del Senado.

 

Ahora os mostraré

algunas obras. Observad esta Rea,

venerable, llena de fuerza antigua.

Observad este Pompeyo. Este Mario,

este Pablo Emilio, este Scipión Africano.

Cada uno tan parecido como pude lograrlo.

Este Patroclo (debo darle otro retoque)

Y éste, cerca

de esos pedazos de mármol, es Cesarión.

 

Ahora hace tiempo que espero el momento oportuno

para tallar un Poseidón. He tratado especialmente

de conseguir la perfección en los caballos.

Modelándolos en forma tan etérea que

los cuerpos en su ligereza

no pisen la tierra, sino que floten sobre el mar.

 

Pero he aquí la obra que más amo,

en la cual he puesto más cuidado y alma;

aquel que un caluroso día de verano,

cuando mi mente voló de este mundo hacia lo ideal,

soñé, el joven Hermes.”

 

(“Escultor de Tyana”, Konstantino Kavafis, 1911)

Be the first to comment on "Escultor de Tyana"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*