Expresionistas alemanes

000 ELKirchnerBBB

 

000 ELKirchnerBBB

“Los expresionistas iban a ser las víctimas preferidas del nazismo. Tras el entreacto de 1919 a 1933, estos artistas, muchos de los cuales habían recibido honores oficiales, volverían a convertirse en malditos. Otto Dix, Rohlfs, Carl Hofer, Pechtein y Schmidt-Rottluff fueron destituidos de sus cargos de profesores y expulsados de las academias. Pero esto era nada en comparación con las persecuciones que iban a seguir. Más de mil lienzos de Nolde fueron retirados de los museos, las colecciones privadas y las galerías. Bernard Mayer cuenta que Nolde protestó ante el doctor Goebbels contra esta medida, asegurándole que tenía convicciones antisemitas. Pese a ello, los nazis se encarnizaron inexplicablemente con él, prohibiéndole no solo que expusiera, sino incluso que pintara. Rohlfs, a quien confiscaron sus pinturas, osó celebrar en Alemania en 1936 una exposición, que fue interrumpida por la policía, y vio cómo el mundo del arte se le cerraba en Alemania. Se refugió en Holanda y tuvo la suerte de morir en 1938, antes que el nazismo acudiera a perseguirle en su destierro. Barlach fue acusado de haber esculpido falsos campesinos alemanes, y de haber tomado por modelo a eslavos degenerados. Vivió aislado en su estudio de Güstrow y murió igualmente en 1938. A Pechstein se le negó el derecho a exponer y, aunque fue invitado a ir como profesor a México o a Turquía, no pudo abandonar Alemania, pues los nazis le negaron el visado. Más afortunados, Meidner pudo huir a Londres, Beckmann a Amsterdam y Grosz a los Estados Unidos. El último prosiguió en Norteamérica su obra satírica, encarnizándose particularmente con los nazis.

En la exposición de arte degenerado de Munich, los expresionistas figuraban, evidentemente, en el lugar “de deshonor”. Otto Dix, al cual se le prohibió exhibir sus obras, fue encarcelado en Dresde, acusado de haber participado en el atentado contra Hitler en la Bürger Bräukeller de Munich. Setecientas veintinueve obras de Heckel fueron confiscadas. De 1941 a 1943, este vivió retirado en Carintia, y su estudio de Berlín resultó destruido, como los de Nolde y Hofer. Los nazis se encarnizaron especialmente con Schmidt-Rottluff, a quien confiscaron seiscientas obras, sesenta y una de las cuales figuraron en la exposición de arte degenerado de 1937. Como Nolde, fue uno de los pocos pintores a quienes se prohibió, no solo exponer, sino incluso pintar. La policía vigilaba su apartamento y le hacía visitas para asegurarse de que no creaba nada. Kirchner, exiliado en Suiza, presa de la desesperación puso fin a su vida en 1938.

Después de 1945, Alemania trató de recobrar su vida cultural de otro tiempo. Los expresionistas fueron exhumados con precaución. A quienes tuvieron la suerte de sobrevivir se los colmó de honores. A Carl Hofer, nombrado profesor de la Academia de Berlín y miembro de la Kulturbund para el renacimiento de la democracia en Alemania, en 1947, se le dedicó una gran retrospectiva en Berlín, en 1946. Falleció en 1955. Schmidt-Rottluff fue nombrado profesor de la Academia de Berlín en 1946; Heckel, en 1949, de la de Karlsruhe; Otto Dix de la de Dresde; Pechstein de la de Berlín (falleció en 1950) y Nolde de la Schleswig en 1946 (murió en 1956). En cuanto a Meidner, regresó a Francfort en 1953; Grosz, por su parte, tras haber obtenido la nacionalidad norteamericana en 1937, volvió a Alemania en 1959; y murió poco después. Beckmann falleció en Nueva York, al año siguiente.”

(Michel Ragon: “El Expresionismo”. 1966)

Para acceder a un monográfico (en la web de la Cinemateca Francesa) titulada “Le cinéma expressionniste allemand”, pinchar AQUÍ.

Para acceder a una retrospectiva (de la Fundación Juan March) dedicada al pintor expresionista alemán Otto Dix, pinchar AQUÍ.

Be the first to comment on "Expresionistas alemanes"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*