Flaneur

000_cpalace2bbb

 

000_cpalace2bbb

Flaneur es un término francés de difícil traducción, que intenta designar al mirón paseante que anda por las calles de la ciudad sin destino fijo. Los pasajes comerciales de principios del siglo XIX fueron el escondite favorito del flaneur. Estas calles peatonales cubiertas con cristal fueron los primeros espacios urbanos construidos específicamente para ensalzar los productos de consumo y mostrarlos públicamente de una forma visual. El flaneur encuentra su verdadero elemento en el Palacio de Cristal. Las intensas dinámicas visuales de la Exposición estimulaban un perpetuo movimiento del órgano ocular. En este enrarecido ambiente altamente visual, el mirón se encontraba como pez en el agua. Las galerías superiores del edificio eran especialmente propicias para sus actividades voyeuristas, ya que le permitían observar desde las alturas sin ser visto. En la Gran Exposición Internacional de 1851, el visitante era sometido a un riguroso entrenamiento sensorial que le preparaba en su papel de consumidor de la nueva abundancia de productos de consumo. Los 13.937 expositores mostraron más de 100.000 artículos diferentes. Tal abundancia de productos debió agotar la atención del visitante hasta límites desconocidos. Pocos años después de la Gran Exposición Internacional de Londres aparecen los primeros grandes almacenes. Bon Marché se inauguró en 1853 en París, considerado como el primero en su género. El paseante era invitado a deambular en el interior del almacén, para dejarse seducir visualmente por los productos expuestos. El personaje del mirón voyeurista, o flaneur, quedaba de esta forma institucionalizado como el actor principal que activaba la sociedad de consumo. En el Palacio de Cristal ocurrían similares operaciones de seducción psicológica, solo que en lugar de venderse productos, se estaba vendiendo una forma de vida. El visitante de la exposición mordió el anzuelo sin reparos. El Palacio de Cristal sólo era una pequeña incursión en lo que ha llegado a ser el eje primordial de nuestra economía: el consumo masivo de productos industriales.”

 (Daniel Canogar: “Ciudades efímeras. Exposiciones Universales: Espectáculo y Tecnología”, 1992)

Be the first to comment on "Flaneur"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*