Hagia Sofia

De todas las construcciones del periodo de Justiniano, sin duda la iglesia de Hagia Sofia o Iglesia de la Sabiduría Divina constituye la obra cumbre del arte bizantino, y sin duda una de las más importantes de la Historia del arte.

Santa Sofía se concibe no como una basílica para el pueblo, sino como la gran basílica del emperador Justiniano, construida junto a su Palacio y con todo el esplendor de su imponente Corte.

La planificación constructiva corre a cargo de dos autores, como era habitual en el mundo clásico: uno solía actuar como teórico (Antemio de Tralles), y el otro como ingeniero (Isidoro de Mileto), aunque también podría añadirse a ellos el nombre de Isidoro el Joven, sobrino de Isidoro de Mileto, porque es en realidad el que confecciona la definitiva cúpula en el año 568, al derribarse la primera con los terremotos del 553 y el 557.

La obra en su conjunto recoge la tradición constructiva y los avances técnicos de la arquitectura romana, aunque el trazado de la planta resulta una síntesis curiosa de tradición occidental y orientalizante porque su dibujo basilical de tres naves es de tradición occidental, pero su centralización del espacio resulta de tradición oriental. Esta mezcla se consigue configurando una planta de tres naves, aunque inscritas en un dibujo de cruz griega, y por otra parte utilizando la cúpula como refuerzo del efecto centralizador.

En este sentido es determinante el estudio de planificación y contrarrestos de la cúpula: ésta descansa sobre dos grandes exedras o medias cúpulas, una en la parte de la cabecera y la otra a los pies, y estas dos, a su vez, descansan sobre otras dos pequeñas exedras o cupulines cada una, abiertas en los ángulos. De esta forma se consigue asentar un sistema original, novedoso y extraordinariamente dinámico, de soportes encadenados. Así, el peso de la cúpula central se reparte en un proceso continuado a través de las exedras, que como las ondas en el agua, trasladan progresivamente su peso a las exedras y desde éstas a los cupulines. Por si acaso, la cúpula también se apoya en soportes directos: los cuatro grandes pilares centrales, que a su vez, también transmiten el peso de la cubierta por medio de arcos transversales hacia otros tantos contrafuertes exteriores, de considerables dimensiones y tremenda apariencia.

HagiaSofia00

Al interior, el efecto que consigue este diseño es el de una concepción espacial que resulta única e inigualable. Sin duda vuelve a ser la cúpula la principal protagonista de todo el entramado arquitectónico. Si bien no es tan grande como la del Panteón de Agripa (31m. de diámetro por 44m. de aquélla), su efectismo es mucho más espectacular, ya que el mencionado sistema de soportes y la luminosidad que irradia favorece la ilusión visual de que está suspendida en el aire.

De hecho la construcción en su conjunto sorprende al interior por su luminosidad, procedente no sólo de las ventanas de la cúpula central, sino también de las que se abren en las exedras mayores y menores y en los muros laterales, muchas de las cuales eran originariamente de colores. A ello hay que añadir la utilización de mármoles polícromos en los pilares principales, que logran mitigar su gruesa volumetría. Sin olvidar la importancia de los mosaicos que enriquecían el interior, y que colocados precisamente allí donde impacta la luz solar, o donde se disponían las lámparas y antorchas, conseguían tintineos y reverberaciones lumínicas de un brillo prodigioso.

Al exterior destaca el rítmico juego de volúmenes escalonados, que como si de una cascada se tratara se precipitan desde la cúpula principal a las exedras mayores, a las exedras menores y finalmente a las pequeñas capillas del nivel inferior, constituyendo una auténtica sinfonía de formas constructivas. Un carácter más pesado adquieren en cambio los contrafuertes exteriores que reciben los empujes transversales de los arcos internos. Tan gruesos, que las fachadas laterales pierden algo de la agilidad constructiva del resto del edificio.

https://www.youtube.com/watch?v=dq056KrsC4E

Be the first to comment on "Hagia Sofia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*