John Tenniel

000_AliciaPaisCarrolTenniel

000_AliciaPaisCarrolTenniel

Aunque estudió en la Royal Academy, —que abandonó disgustado por la gran cantidad de clases que recibía— el dibujante John Tenniel (Londres, 1820-1914), realizó su formación de forma, básicamente, autodidacta. Su carrera artística se inicia, con dieciséis años, en 1836, cuando envía su primer cuadro a una exposición de la Sociedad de Artistas Británicos y expone, además, en diversas galerías de Suffolk Street. En 1845 participó en la elaboración de una viñeta de cinco metros presentada en un concurso para la decoración del palacio de Westminster. A raíz de dicha participación recibe el encargo de un fresco para el Salón de los Poetas de la Cámara de los Lores. Junto a los ilustradores E. H. Griset y Harrison Weir, participa, en 1848, en la ilustración de una edición de las fábulas de Esopo. Dos años después fue invitado para colaborar como caricaturista en la revista “Punch”. Se inicia así, no sin grandes dudas por parte de Tenniel, su carrera como ilustrador político que le trajo —como suele ser habitual entre los caricaturistas y dibujantes políticos— tantos conflictos como satisfacciones. Su posición política conservadora no le impidió el llevar a cabo una afilada, inmisericorde e irónica crítica de la política de su época, anteponiendo, en la caricatura, su postura personal a su posición política: “la única política que domina, es la política del papel”, dice Tenniel. Hay que destacar, entre toda la serie de viñetas que realizó para la revista “Punch”, la famosa viñeta, titulada “Dropping the pilot” (marzo, 1890) donde el emperador alemán Guillermo II mira como abandona el barco (el gobierno) el canciller Otto von Bismarck (el piloto).

Pero por lo que principalmente hoy es recordado Tenniel, es por haber ilustrado, en 1864, con 34 viñetas, la conocida obra de Lewis Carrol “Alicia en el país de las maravillas”. La relación entre Carrol y Tenniel fue ciertamente conflictiva dado que el dibujante trabajaba sin sujetarse a los modelos y fotografías que Carrol le pedía siguiese en sus ilustraciones a fin de que las mismas reflejaran lo que el escritor había imaginado. Carrol, por entonces, afirmaba: “…dibujó varios retratos de una “Alicia” completamente desproporcionada, con la cabeza demasiado grande, y los pies definitivamente demasiados pequeños”. A pesar de los requerimientos opuestos de ambos autores la obra de “Alicia en el país de las maravillas” acabó siendo un modelo de perfecta armonía entre un texto y unas imágenes que se complementan —sin quitar protagonismo el uno a la otra— de forma total. La interpretación gráfica del texto de Carrol realizada por Tenniel ha acabado siendo un hito, una obra modélica, fiel y genial de traducción o traslación desde el terreno de la literatura al mundo de lo gráfico.

El visitante del museo “Victoria and Albert Museum”, si accede a su patio sur, podrá ver, si mira hacia el suelo, un hermoso mosaico diseñado por John Tenniel dedicado a Leonardo da Vinci. Para acceder a una serie de ilustraciones, de Tenniel, de dos obras de Lewis Carroll,  “Alicia en el país de las maravillas” y “A través del espejo”, pinchar AQUÍ.

Be the first to comment on "John Tenniel"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*