Jugando con Miguel Rothschild

000 MRothschildBBB

 

000 MRothschildBBB

Observar la obra del artista argentino Miguel Rothschild (Buenos Aires 1963), afincado en Berlín desde 1991, constituye, al menos para nosotros, un ejercicio gratificante en el que pueden disfrutarse tanto los modos y medios con los que ha sido realizada, como los resultados finales de aquellos. Si sus medios son muy variados y amplios: citaremos el vídeo, la fotografía, la instalación o la escultura, los Flip-Book o Daumekinos (cine de libro), la performance, la fotonovela con rótulos al pie o en bocadillos, el collage, y un larguísimo repertorio de otras técnicas (hecho que muestra una inquietud por explorar la faceta expresiva de tantas técnicas, nuevas o viejas: el taladrador para encuadernar en anillas, por ejemplo)…la obra final nos muestra un artista que —fascinado por la Patafísica y el movimiento Fluxus, por la obra de un Francis Alys o un Berni, de un Piero Manzoni o un Alberto Greco, y sobre todo, o además, por la de un Tim Ulrichs (cita suya durante una visita a una exposición y vestido de las gafas y el bastón de un ciego: “Ya no puedo ver más arte”)— nos lleva a un terreno dominado por la voluntad de jugar (en un ambiente dominado por la ironía y el humor o lo esperpético), con todos los significados y con todas las técnicas. El collage de fragmentos de imágenes de cómics clásicos, las imágenes sometidas (desmaterializadas, en distintos grados) al taladro, las instalaciones de objetos de consumo utilizados masivamente para crear espacios interiores, arcos de triunfo o arquitecturas tipo “mecano”, nos remiten al mundo de la infancia y su ilimitada capacidad para el disfrute del descubrimiento, de la combinación y de la acumulación de elementos, creando así nuevas formas y nuevos significados. En su excelente web podemos acceder a toda una amplia serie de films y proyectos, pinchando AQUÍ.

Be the first to comment on "Jugando con Miguel Rothschild"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*