La técnica del esmalte

Esmalte0

Esmalte0

Relicario de Limoges. Kimbell Art Museum, Fort Worth, Texas 1200-1220

Madera forrada de cobre esmaltado con técnica champlevé.

 

Un esmalte es una pasta vítrea, dura y brillante, que puede ser pulimentada. Se obtiene por fusión en el horno (a más de 700º) de polvo de esmalte, o lo que es lo mismo, polvo de vidrio mezclado con óxidos metálicos que son los que le dan el color. Su naturaleza por tanto es muy similar a la del vidrio, al estar compuesta de sílice en su mayor parte, minio, sosa y potasa.

Los esmaltes se presentan sobre metal, cobre o hierro, y en los casos más lujosos, plata u oro. Pueden utilizarse como piezas de orfebrería, pero también se emplea como una variante de la pintura.

Las técnicas utilizadas a lo largo de la historia han sido principalmente cinco: el esmalte Cloisonné; el esmalte Champlevé; sobre relieve; el esmalte pintado; y el nielado.

El esmalte Cloisonné, tabicado o alveolado, se realiza sobre una superficie metálica plana sobre la que se colocan finas laminillas de metal que siguen los contornos del dibujo. En cada uno de los espacios (o cloisonnes) separados se engastan los esmaltes.

El Champlevé, vaciado, excavado o campeado, se basa en el excavado de un dibujo sobre la plancha de metal, bien con un buril, o por la corrosión de un ácido. Los huecos así formados se rellenan de polvo de esmalte, que una vez fundidos en el horno, se pulen con esmeril para que queden al mismo nivel que la plancha.

Sobre relieve, se refiere a la esmaltación de grabados o bajorrelieves.

El pintado o limosin es el esmalte al que antes nos referíamos como una variedad pictórica. Se trata de aplicar esmaltes molidos sobre una placa metálica, reproduciendo de esta forma una imagen, que horneada consigue un efecto colorista y brillante. Se puede aplicar color con pincel como retoque final.

Finalmente el nielado consiste en una ornamentación de esmalte negro (plomo, cobre y azufre) sobre plancha de oro o plata, incrustado entre finas incisiones efectuadas previamente.

Estas distintas técnicas podían entremezclarse en algunas obras.

El esmalte es un fenómeno eminentemente medieval, aunque también llegó a utilizarse en otros periodos más recientes como en el arte modernista.

 

Pala-doro000

Pala d’Oro (detalle). Basílica de San Marcos. Venecia. S. XII.

Esmalte Cloisonné.

Be the first to comment on "La técnica del esmalte"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*