Legado Caillebotte

000 Pisarro

 

000 Pisarro

“Cuando Caillebotte murió en 1893, legando su colección de sesenta y cinco cuadros al Estado, el Gobierno no supo qué hacer con esa donación. La perspectiva de ver cuadros impresionistas en un museo provocó un verdadero clamor entre políticos, miembros de la Academia y numerosos críticos, cuya reacción recordó e incluso superó los insultos dirigidos a los impresionistas a raíz de la primera exposición del grupo. Gerôme y algunos de sus colegas amenazaron hasta con presentar su dimisión en la Escuela de Bellas Artes. Gerôme resumió la postura del Instituto en estos términos: “No conozco a esos señores y de esa donación sólo conozco el título… ¿Hay alguna pintura de Monet, no es verdad? ¿de Pisarro y compañía? Para que el Estado haya aceptado semejantes basuras, hace falta un gran relajamiento moral”.

La verdad es que el Estado no se atrevió a aceptar la donación entera. A pesar de las disposiciones tomadas por Caillebotte para que su colección entrara íntegramente en el Luxemburgo, Renoir, en calidad de albacea, tuvo que ceder para no ver rechazado el legado en su totalidad. De dieciséis telas de Monet, sólo fueron admitidas ocho; hubo siete de Pissarro sobre dieciocho; seis de Renoir sobre ocho; seis de Sisley sobre nueve; dos de Manet sobre tres; dos de Cézanne sobre cuatro. Degas fue el único a quien le aceptaron todas sus obras: alcanzaban la cifra de siete.”

(John Rewald: “Historia del impresionismo”. 1946)

Be the first to comment on "Legado Caillebotte"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*