Los artistas-técnicos del Renacimiento

000_Leonardo01

000_Leonardo01

“…durante el período renacentista la ciencia (exacta y natural) y la técnica, sin interpenetrarse aún, muestran vinculaciones vagas e imprecisas, en especial si se considera que se trata de un período de transición en el cual la ciencia no revela todavía los rasgos que la revolución científica pondrá de manifiesto.

Un ejemplo de vinculaciones de tal índole lo ofrece la presencia de un grupo de artistas o arquitectos, que el historiador de la ciencia Aldo Mieli denomina artistas-técnicos, que al lado, o con motivo de su labor estética, se interesaron por conocer los fundamentos científicos y técnicos de esa labor, ya a través del análisis de las reglas de la perspectiva geométrica, ya a través del estudio de la naturaleza de los materiales empleados, o de los fundamentos de sus construcciones civiles, militares, hidráulicas o mecánicas.

Sin duda, Leonardo da Vinci pertenece a este grupo, pero su figura es tan excepcional que merece en verdad un capítulo aparte; de ahí que en lo que sigue mencionaremos en principio la labor de los técnicos del renacimiento, comenzando por los “artistas-técnicos”… […]

Típico artista-técnico fue Brunelleschi, escultor y arquitecto, discípulo de Paolo del Pozzo Toscanelli, que se ocupó de perspectiva y construyó mecanismos y autómatas. Digno hijo del Renacimiento italiano, Brunelleschi visitó y estudió en Roma las ruinas de las antiguas construcciones, interesándose por la arquitectura romana, en momentos en que el descubrimiento (1414) de un manuscrito del texto perdido de la “Arquitectura” de Vitrubio contribuía a su difusión.

Sin embargo, su obra maestra no muestra sino vagas reminiscencias de la arquitectura romana, cuya construcción inicia en 1420, la que pone en evidencia sus notables dotes de artista y de técnico.

Brunelleschi no dejó nada escrito, pues no era “hombre de letras”; ignoraba el latín y carecía de formación universitaria: en cambio, su conciudadano Lorenzo Ghiberti, el escultor de las famosas puertas del Baptisterio de Florencia, demostró interés por la ciencia y la técnica. Hacia 1450 redactó unos “Comentarios” en tres partes; desarrolla en las dos primeras una historia del arte antiguo y medieval, en especial desde el siglo XIII hasta sus propios días, mientras que la última está dedicada a la óptica y la perspectiva.

Sin ser un artista de la talla de los anteriores, cabe mencionar al arquitectos, escritor y humanista León Battista Alberti, que comparte con Leonardo, aunque en menor medida, el calificativo de “hombre universal”. Varios de sus escritos tratan de cuestiones científicas y técnicas; en “Sobre la pintura” (1436), que redacto en latín y en toscano, dedicando esta última versión a Brunelleschi, se ocupó de perspectiva; en otro escrito, “Navis” (perdido), trata de sus experiencias, que realizó con motivo de la misión que se le encomendó de rescatar una de las naves hundidas en el lago Nemi, misión que resultó infructuosa (1447); en sus “Ludi mathematici” (“Juegos matemáticos”), escrito en toscano hacia 1450, se ocupa de una serie de problemas científicos y matemáticos; aunque su obra más importante es un tratado de arquitectura de índole enciclopédica: “De re aedificatoria” (impreso en 1485), que pretendía ser, en cierto sentido, el “Vitrubio” de su tiempo. […]

En los escritos de Alberti aparecen interesantes descripciones de esclusas y de dispositivos para medir la humedad del aire, la velocidad de las naves, la profundidad de las aguas, etcétera.”

(En: José Babini: “Leonardo y los técnicos del Renacimiento”, 1969.)

Para conocer el mundo de la técnica en el Renacimiento podemos acceder a la web “Leonardo e gli ingegneri del Rinascimento” (con secciones dedicadas a Bunelleschi y la cúpula de Santa María del fiore, ingenieros sieneses y a Leonardo da Vinci, entre otros) pinchando AQUÍ.

 

Be the first to comment on "Los artistas-técnicos del Renacimiento"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*