Los orígenes del arte

Lascaux000

Lascaux000

Cueva de Lascuax


“Muchos pueblos primitivos dibujan figuras y signos sobre soportes que resisten mal el paso del tiempo (madera, corteza, fibras o cuero; figuras hechas con tierras de colores; pintura o tatuaje sobre el cuerpo). No se han conservado sus paralelos en la prehistoria y, por ello, no pueden ser estudiados por la Arqueología.

En el Paleolítico Medio y en el periodo de transición al Paleolítico Superior (Culturas Musteriense y Castelperroniense), entre 125000 y 35000 a.C., el “hombre de Neanderthal” recoge materiales de formas y colores llamativos (cristales de roca y otros minerales brillantes, óxidos de hierro de color ocre o rojo, conchas y fósiles) que lleva a las cuevas donde vive o coloca junto a sus muertos. Se discute que tengan intención “artística” algunos trazos -líneas sencillas incisas no figurativas- sobre huesos y piedras, como los de Pech de l’ Azé (Francia), de finales del Paleolítico Inferior, o los de Riparo Tagliente (Italia) y otros yacimientos del Paleolítico Medio.

Al hombre del Paleolítico Superior (“hombre de Cro-Magnon”) se debe un notable progreso del utillaje (con trabajo muy cuidado del sílex, asta, hueso y marfil) y del dispositivo funerario. Es también el autor de algunas imágenes relacionadas con el mundo que le rodea: pequeñas figuras de animales esculpidas sobre marfil en el Auriñaciense antiguo del sur de Alemania, fechadas entre 33000 y 26000 a.C., y en otros lugares del sur de Europa y de Siberia. Algo más tarde se desarrolla el arte rupestre de la Comisa Cantábrica y el sur de Francia, con trazos hechos con los dedos sobre el barro de la cueva, así como signos y siluetas animales y humanas realizados tanto en cuevas como sobre utensilios.

El arte prehistórico no es una copia que expresa lo que se ve o se conoce sino una creación de imágenes condicionada por servidumbres técnicas y de demanda social.

El historiador de las civilizaciones sin escritura sospecha que en dichas imágenes se plasman las sensaciones y creencias del hombre prehistórico; que, bajo la apariencia de lo más próximo (modos de vida, fauna o gentes), se alude simbólicamente a seres superiores, gestas y ritos”.

Barandiarán, I: El arte prehistórico. En Ramírez,J.A y Otros: Historia del arte. I. Alianza. Madrid. 1996, págs 2-3.

Be the first to comment on "Los orígenes del arte"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*