Los poetas y la cúpula de las Dos Hermanas

000 Sala Dos Hermanas bbb

 

000 Sala Dos Hermanas bbb

“La cúpula de las Dos Hermanas y su compañera al otro lado del patio [Sala de los Embajadores] tienen otra peculiaridad. […] Un aspecto poco frecuente de las imágenes cósmicas del poema de Ibn Zamrak [Granada, 1333 – 1394] es que los cuerpos celestes de la cúpula se mueven en sus órbitas y que la sala misma cambia su aspecto de día y de noche. Es como si se pensara que la cúpula es giratoria, y que refleja el ciclo diario de luz y oscuridad y las posiciones cambiantes de las constelaciones. Quizá no se trate sólo de una imagen literaria, porque puede sostenerse que la estructura misma de la cúpula supone un intento de representar una cúpula giratoria. Aquí, en lugar de los símbolos primariamente bidimensionales y esquemáticos de la Sala de los Embajadores, nos encontramos con una superficie rota en lo que parece ser un número casi infinito de facetas, que forman ángulo entre sí. La cúpula esta iluminada por ventanas situadas más abajo, y según la fuente de la luz —el sol o la luna— cambia de posición, quedan iluminadas diferentes combinaciones de facetas, creando la ilusión de giro. Esta rotación sería de hecho una ilustración de una concepción anterior a Galileo del sol girando alrededor de la tierra. Que esto último se haya logrado conscientemente en todos sus detalles es quizá discutible, pero la concepción de los cielos —siempre diferentes pero siempre los mismos— como algo centrado, corresponde a una visión medieval del universo. […]

Interpretar esta cúpula de la Alhambra, como una representación giratoria del cielo tiene justificación histórica. El poema de Ibn Gabirol [Málaga, 1021 – Valencia, 1058] contiene, [entre otros], los siguientes versos:

Sus cámaras, que han sido construidas

y ornadas de atauriques calados y cerrados,

están pavimentadas de mármol y de pórfido

y no puedo contar los pórtico que tiene.

Sus puertas son cual puertas de ebúrneos pabellones,

bermejas como el sándalo de santos tabernáculos.

Traslúcidas ventanas, que tienen sobre ellas

lucernas, y en las cuales los astros se avecindan.

La bóveda, cual tálamo de Salomón, está

colgada del ornato de las cámaras;

parece que da vueltas girando entre los brillos

de alabastros, zafiros y bedelios.

Así, cuando es de día.

En los atardeceres su imagen es de cielo,

de noche sus estrellas en fila se alinean;”

 

(Oleg Grabar: “La Alhambra: iconografía, formas y valores”. 1978)

Be the first to comment on "Los poetas y la cúpula de las Dos Hermanas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*