Los trucos de Hollywood

000 BCarre_TRUCO_Hollywood

 

000 BCarre_TRUCO_Hollywood

“Aunque fragmentarias, las construcciones reales para ser filmadas a escala natural, no era barato edificarlas: al coste de los materiales se añadía la mano de obra y, sobre todo, el tiempo. En Hollywood, lo más importante era la velocidad. Los movimientos del reloj se valoraban en dólares y centavos, de modo que una producción de tipo medio costaba, a principios de los años cuarenta, 1.200 dólares por hora. Esto explica algo del ritmo febril con que se trabajaba. Paul Nelson declaraba haber construido en sus primeros tres meses como director artístico lo que habría hecho en unos tres años trabajando como arquitecto ordinario. No conviene olvidar que una película normal tenía unos 50 decorados y que el tiempo de realización oscilaba entre las 3 y 5 semanas. En cada estudio se producían unas 12 películas a la vez, en todas las cuales podían trabajar los mismos diseñadores, carpinteros, estuquistas, pintores, etc. De ahí la gran popularidad de un dicho hollywoodiense: “No hay que estar loco para trabajar en el cine, pero ayuda.” Toda esta enorme producción, a tal velocidad, habría sido absolutamente imposible sin recurrir ampliamente a los trucos. John Koenig, hablando en 1938, daba por concluida la etapa de los grandes decorados cinematográficos: “En los primeros tiempos construyeron enormes cosas babilónicas para sus Intolerancias, reunieron grandes muchedumbres para sus Nacimientos de Naciones, etc. Todo eso lo hacían, no sólo porque tenían mucho dinero para gastar, sino porque no disponían de todos los trucos que tenemos ahora. Nadie sueña ya en construir sets como aquéllos, pues sabemos cómo compensar lo que queremos mediante artilugios mecánicos”.

De todos ellos, los fondos pintados (backings) son los más sencillos y los de mayor antigüedad. A los clásicos telones primitivos, de inspiración teatral, sucedieron, a principios de los años veinte, pinturas más elaboradas siguiendo la técnica de los panoramas. Los fondos pintados, tras una cierta decadencia, volvieron a usarse de modo intenso a mediados de los años treinta. Relacionada con los dioramas o panoramas estaba la técnica de pintar los fondos sobre una superficie curva, de modo que “la distancia entre cualquier punto de la lente de la cámara y lo pintado es siempre la misma”.

Otro procedimiento más sofisticado para ahorrar en grandes construcciones fue el Split-Matt Shot (filmación semitapada)… que era conocida por los fotógrafos antes de la invención del cine. Consistía en filmar tapando una parte del objetivo con una máscara. Por ejemplo, podía recortarse el perfil de los edificios y hacer una toma: luego, invirtiendo el proceso, se filmaba el cielo. Al revelar aparecía la escena completa. Eso permitía superponer pinturas, miniaturas, etc. A principios de los años cuarenta este procedimiento era ya ejecutado en los laboratorios más que en los platós.

De todos los trucos “pictóricos” el más importante fue el Glass Shot o pintura sobre vidrio. Con este procedimiento el artista pinta sobre un cristal dejando transparentes los espacios que interese combinar con la vista real o el movimiento de los actores. Este cristal se fijaba ante la cámara con una gran precisión para evitar distorsiones. Una variante, introducida por W. H. Hall en 1921, consistió en pintar sobre madera agujereando los espacios a través de los cuales debía verse el escenario y / o a los actores. Las pinturas sobre vidrio solían utilizarse para completar decorados con cosas difíciles de construir como techos, torres elevadas o paisajes inusuales. Ni que decir tiene que estos procesos requerían la participación de pintores extraordinariamente dotados para el acabado realista. Frede Sersen, director del departamento de efectos especiales de 20th Cent. Fox, afirmaba que se necesitaba un mínimo de cinco años para reeducar a un artista en el trabajo cinematográfico: lo más difícil era llegar a saber cómo aparecería en la pantalla lo que se estaba realizando con los pinceles.”

(Juan Antonio Ramírez: “La arquitectura en el cine. Hollywood, la Edad de Oro”. 1986)

Be the first to comment on "Los trucos de Hollywood"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*