Louise Nevelson

000 Louise Nevelson

000 Louise Nevelson

“En toda la Bienal […de Venecia, nº 31, 1962] hay sólo una personalidad digna de mención que puede parcialmente entrar en esta categoría [“neodadaismo”] y que constituye, por otro lado, el único “descubrimiento” importante de la actual muestra. Se trata de la escultora norteamericana de origen ruso Louise Nevelson, que desde hace tres o cuatro años hemos venido siguiendo atentamente porque nos parece una de las figuras más auténticas en el panorama moderno. L. Nevelson ha sabido crear no sólo una particularísima y original técnica expresiva, sino que —y ello constituye su mérito mayor— ha sabido realizar una “atmósfera espaciotemporal” que surge y se desarrolla gracias a una especie de “presentificación” de los residuos insertos y acumulados precedentemente, ya sea como materiales de experiencia, como posible anticipación o como imagen esbozada de “aquello que puede sobrevenir”.

Penetrar en las tres pequeñas salas del pabellón norteamericano: una, completamente barnizada de negro, otra de blanco, y la tercera dorada, contemplar las paredes, agrupadas en el centro de la curiosa construcción de refinada menuiserie, constituye, para el visitante atento, una experiencia nueva. El Erlebnis [“vivencia”] de un ingreso a una dimensión temporal diferente, donde está presente, aún sin desenvolverse, un universo en el que se han decantado los recuerdos polvorientos de un pasado totalmente exhausto, y donde ya se han abierto las puertas a un posible futuro, que se revela no sólo como fragmento momificado y fetichizado para “colgar en la pared”, sino como realización de una “pintura-escultura-ambiente”. Este Erlebnis se transmite a través de las constantes y coherentes repeticiones, y de la obsesiva reiteración; a través de elementos homólogos (siempre los mismos: bolos y espinazos o respaldos de sillas, columnas torneadas, fragmentos de madera amontonados), apilados hasta formar absurdas construcciones, todo cubierto por una opaca y homogénea pintura negra, blanca o dorada, parte de una funcionalidad exasperada, que carece de una finalidad utilitaria para quien está afuera, si no es la que se podría definir como finalidad onírica y extratemporal. Poco importa saber cuáles han sido los orígenes de estas formas retorcidas: si las bases de antiguas construcciones coloniales, si recuerdos de pasadas experiencias arqueológicas realizadas por la artista, si colección coercitiva de formas análogas, idolatradas por su recóndito significado lúdico o mitagógico; el hecho es que Nevelson ha conseguido ofrecernos un ejemplo clamoroso de la necesidad actual de “fijar lo transitorio”, y al mismo tiempo, de “fetichización del residuo”.

Pero no valiéndose del residuo como aparece frecuentemente en las obras que corresponden al junk art, o sea como fragmento lacerado, repelente, como plancha retorcida, como resto amorfo, o como estólido assemblage de trastos varios agrupados al azar. Por el contrario, la artista norteamericana ha recogido cientos de fragmentos de madera y los ha amalgamado cuidadosamente, valiéndose de ellos como materia prima para sus construcciones, como letras de su personal alfabeto que fácilmente podemos tratar de descifrar y decodificar. Y es con estos elementos, distintos pero llenos de unidad, cómo la artista intenta organizar obras más complejas, como los majestusos, severos —y, no obstante, lúdicos— tótems, y las paredes, “los muros”, que en la muestra veneciana constituyen la base de la escultura-ambiental. Y precisamente de estos muros —a su vez subdivididos en misteriosas cajas, en nichos apenas abiertos, por cuyas pequeñas puertas se entrevén los recurrentes elementos constitutivos— es de donde surgen los temas de un tiempo terminado pero todavía activo, que denuncia la intencionalidad de un continuamente renovado futuro.”

(Gillo Dorfles: “El devenir de la crítica”. 1962)

Para acceder a la web de la “Louis Nevelson Foundation”, pinchar AQUÍ.

Para ver la influencia de la obra de la pintora y escultura ucraniana Louise Nevelson (Kiev, 1899 – Nueva York, 1988) en la trayectoria de artistas actuales podemos ver el siguiente vídeo.

Be the first to comment on "Louise Nevelson"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*