Luces en la exposición

000 ExpUnivParis1900

 

000 ExpUnivParis1900

“Los cincuenta millones de personas que acudieron a la Exposición Universal de París de 1900 no quedaron decepcionadas por los múltiples espectáculos que se les habían preparado. La iluminación eléctrica de la exposición superó los espectáculos eléctricos de la Exposición Colombina de Chicago de 1893. Los efectos luminosos eran cada vez más sensacionales, precisando de miles de kilovatios de energía eléctrica. En el interior del Palacio de la Electricidad, el público se agolpaba para poder ver las enormes dinamos de vapor que producían toda esta energía. La fachada misma del Palacio de la Electricidad resplandecía con 5.000 lámparas incandescentes multicolores que parpadeaban intermitentemente. Sobre la cima del edificio había una estatua del Espíritu de la Electricidad que lanzaba ráfagas de luz por toda la exposición. Un comentarista de la época comentó: “Sin electricidad, la exposición sería una masa inerte sin aliento ni vida… Con el toque de un solo interruptor el juego mágico comienza a circular; todo queda inmediatamente iluminado, todo se mueve. Las 16.000 lámparas incandescentes y las 300 lámparas de arco voltáico se encienden al mismo tiempo”. La electricidad conseguía materializar el ideal de la Ilustración Francesa: la ciudad de las luces. La caótica oscuridad de la noche desparecía con miles de bombillas incandescentes, que simbolizaban la claridad mental del pensamiento racionalista. Pero esta claridad cegaba al visitante de la exposición. Como polillas arremolinadas torpemente alrededor de una bombilla, el espectador se quedaba transfigurado contemplando los fabulosos efectos eléctricos. La luz transformaba la arquitectura del recinto en un espejismo mágico que paralizaba físicamente a las muchedumbres. Estos curiosos espectáculos de masas presagiaban en gran medida el futuro éxito del medio cinematográfico”.

(Daniel Canogar: “Ciudades Efímeras. Exposiciones Universales: Espectáculo y Tecnología”. 1992)

Be the first to comment on "Luces en la exposición"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*