Marsias

Marsias0

 

Marsias0

Marsias. Pal. Conservador4es. S. II a.c.


Marsias era un sátiro de la mitología griega famoso porque recogió la flauta doble o aulos que Atenea había arrojado desdeñosamente al suelo cuando comprobó que para tocar aquel instrumento había que hinchar tanto las mejillas que se deformaba grotescamente su bello rostro.

El caso es que Marsias terminó siendo un experto tocador del instrumento, tanto que se atrevió a desafiar al mismísimo Apolo en un concurso musical, cuyo ganador podría hacer lo que quisiera con el perdedor. Las musas dictaron veredicto que no fue otro que la victoria del dios, que quiso aprovechar para aplicar un castigo ejemplar a un mortal por su atrevimiento de retar a un dios, excesivamente henchido de lo que los griegos denominaban su hibris, es decir, su desmedida soberbia. Por eso Apolo desolló vivo a Marsias y clavó su piel en un árbol, de cuya sangre derramada nacería el río Marsias, afluente del Meandro.

Para algunos especialistas el enfrentamiento entre Marsias y Apolo no es sólo un ejemplo de la jerarquía establecida entre dioses y mortales, sino también entre el mundo dionisiaco y el apolíneo: el primero representado por Marsias, que domina la flauta báquica, y el segundo lógicamente por el dios; y si este enfrentamiento terminó con el desollamiento de Marsias fue porque esa práctica formaba parte de los rituales dionisiacos, como una forma de purificación, mediante la cual se lograba la purgación interior precisamente arrancando la fealdad exterior y dejando al descubierto sólo el interior. En realidad una forma simbólica de exaltar el valor espiritual frente al vicio carnal. O lo que es lo mismo, el triunfo de Apolo como virtud, frente a la inmoralidad de Dionisos. La misma dialéctica adoptada por muchas religiones posteriores, entre ellas el cristianismo.

Entre las obras que han representando esta iconografía en la historia del arte hay numerosas, pero destacarían sobre todo el Grupo de Atenea y Marsias realizado en bronce por Mirón, así como una copia romana del S. II a.c., que representa a Marsias atado al árbol donde sería desollado, y que se encuentra en el Palacio de los Conservadores de los Museos Capitolinos.

Entre las obras posteriores destacan el Apolo y Marsias de Rafael (Estancia de la Signatura. Palacios Vaticanos. 1508-1511) y El castigo de Marsias, de Tiziano (Museo Estatal de Kromeriz. Rep. Checa. 1576).  También pintó dos versiones del mismo tema Ribera (Museo Arqueológico de Nápoles, 1637 y Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas, 1637), y otras tantas Luca Giordano (una conservada en El Escorial y la otra en Nápoles, en la Galería Nacional de Capodimonti); también pintaron las suyas Bartolomeo Manfredi (Saint Louis Art Museum. Missouri. 1616-1620), Giulio Carponi (Col. Particular), o Johann Liss (Academia de Venecia 1627), sin olvidar la interpretación de Perugino (Louvre 1495) y las numerosas representaciones en la cerámica griega y en multitud de grabados a lo largo de la historia.

Recientemente (2009) se ha encontrado también una pequeña estatua de Marsias de época romana en las excavaciones de Villa Vignacce, representado en el momento de recibir su martirio.

De todas ellas la más antigua y la más interesante también resultaría el grupo de Mirón, que se encontraba en la Acrópolis de Atenas y cuyo original se ha perdido, aunque se ha podido reconstruir basándose en ejemplos numismáticos y uniendo copias romanas de una y otra figura que se hallaban separadas.

En esta obra aparece Atenea como una joven con peplo y casco, mirando con desdén al mortal, que por su parte aparece en una actitud danzarina sorprendido de encontrarse con el instrumento musical. También en este caso el escultor plantea un juego dialéctico entre la diosa, bella y culta, y Marsias, más rudo y tosco, como humano que era, con un pathos más marcado para resaltar por contraste el ethos de la diosa.

También es posible que el grupo simbolizara una sátira de la ciudad de Tebas, el país de las flautas, en muy mala relación por aquel entonces con la ciudad de Atenas.

 MarsiasAtenea-Miron00

Atenea y Marsias. Museos Vaticanos

MarsiasMirn000

Mirón: Atenea y Marsias. Reproducción en bronce. S. V a.c.

Marsias Manfredi0000

B. Manferedi: Apolo y Marsias.Saint Louis Art Museum. Missouri. 1616-1620

Be the first to comment on "Marsias"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*