Materia interrogada

000 LA GRUE PICASSO bbb

000 LA GRUE PICASSO bbb

“Amenazado por su prestigoso talento, Picasso no cesa de romper consigo mismo. Se le acusa de querer dar escándalo. Como si temiese la reprobación de los demás, cuando sabe (dolorosamente sin duda) que sólo en él está el peligro. No se equivoca. Apenas una forma está amenazada de agotarse, ya se precipita a inventar otra. Pero no exige menos a la materia que renueve su genio. Colores, piedra, bronce, cerámica, todo lo que se encuentra a su alrededor sirve para que su mano se ejercite infatigablemente. ¿No ha llegado hasta requerir los utensilios más humildes, grifo de gas, pala de jardinero, tubo, tenedor, a fin de que le cedan secretos todavía desconocidos para que se alce, como en La Grulla, una nueva certidumbre de victoria? Acaso hay algo de desenfrenado en la carrera de este hombre. Quizá los dioses han querido que a este mortal demasiado afortunado se le agarre un tábano implacable para recordarle que sus dotes no pueden nada si la materia renovada sin cesar, interrogada sin tregua, no les concede afirmarse en una obra.

Aquí es donde se encuentran los verdaderos artistas, que eligen sin vacilar el material con el que sienten afinidad. ¿Imaginaríamos a Miguel Ángel esculpiendo madera? La hubiese hecho estallar. Pero cuando el Papa lo encierra en la Capilla Sixtina, ¡con qué maestría descubre casi divinamente los recursos del fresco! No hay más que comparar una figura pintada y una figura esculpida. Se guarda muy bien de exigir a la pintura el pulimento que reclama al mármol, el juego acariciador de las sombras sobre la carne, la transición por matices de los planos. Aquélla encuadra los volúmenes en colores fuertemente definidos a los que las sombras acaban de dar una grandeza monumental, y no escultural, como se repite a la ligera. Por mucho talento que tenga el artista, no hace nada importante si le falta eso que se podría llamar la “simpatía del material”. […] …la materia no es sencillamente aquello por lo que la forma se hace visible, sino aquello por lo que la forma se hace sensible.”

(Rene Berger: “El conocimiento de la pintura”. 1968)

Be the first to comment on "Materia interrogada"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*