Michel Koven en Valencia

Cartel0

  Cartel0

Primera muestra del fotógrafo y pintor neoyorquino Michel Koven en Valencia 

La inauguración de la exposición tendrá lugar

el jueves 27 de septiembre en el Café Berlín de Ruzafa

 

Alejado de lo tópico y de la estética de lo bello por lo bello, su universo está poblado de seres mitológicos, fantásticos, extraños…seres que duermen agazapados en la más profunda oscuridad esperando una mano piadosa que los devuelva a la vida. Lo que le interesa de la mitología clásica no es tanto la bella leyenda que la envuelve como su capacidad de evocación, de penetrar con la imaginación en territorios a los que la razón no llega

Nacido en Nueva York en 1954, Michel Koven ha vivido en Londres y Valencia. Desde muy joven su pasión por la fotografía le llevó a exponer en algunas salas del sur de España y Francia. Muy pronto empezó a combinar el trabajo fotográfico con la pintura de acuarelas. Una rica paleta de colores y unos espacios compartimentados geométricamente por donde asoman figuras, son algunas de las características de esta etapa que, aunque muy evolucionada tanto en el plano compositivo como en cuanto a la técnica utilizada, todavía pueden apreciarse en su trabajo más reciente.

Su obra actual, que se presentó por vez primera al público en la PiersFeethamGallery en Londres en septiembre de 2011 y que ahora se expone en Valencia, es producto del trabajo de los últimos cinco años. La exposición está dividida en tres apartados: fotografías, fotomitos y pinturas.

Koven0


Mitos y fotomitos en la obra de  Michel Koven

Kedrea0

Kedrea

 

La fotografía de Michel Koven capta siempre un momento de suspense en el que cualquier cosa puede ocurrir.  La cámara parece adentrarse más allá de la mera superficie de las cosas para hurgar en lo profundo y sacar a la luz una historia hasta ahora oculta. Hay algo inquietante, mórbido, oscuro pero también grandes dosis de humor que desconcierta a quien las observa.  En cada una de sus imágenes podemos encontrar tantas lecturas como espectadores hay. Es como si el autor, al congelar el momento, añadiese unos puntos suspensivos, con los que el observador se siente libre de completar el desenlace de la obra.

Los Fotomitos, como su propio nombre indica, son fotomontajes con una iconografía de marcado carácter mitológico que recrea el mundo onírico del que se nutre la obra de Koven. La mitología greco-romana es una fuente importante de inspiración pero no la única. Las pasiones prohibidas, lo oscuro, la desmesura, los secretos, la locura, lo deforme y lo bello, los ángeles y los demonios, infiernos y paraísos forman parte del imaginario con el que el artista elabora sus cuadros.

En la pintura de Michel Koven hay varios mundos. O quizás sólo uno en el que todo se integra pero que se agrupa y se acomoda en distintos compartimentos. En sus cuadros se sirve de una técnica mixta en la que fondos de sus propias fotografías se superponen en distintas capas con imágenes de la iconografía clásica y barroca, fondos de paisajes reales o imaginados, ruinas, desechos  industriales, constelaciones, textos escritos en alfabetos orientales… imágenes que ahondan en los misterios de la vida que se ensamblan en un todo único y en las que lo que parece ser un caos conserva siempre un hilo argumental que le da sentido. Porque como ocurre con el mundo de los sueños, los cuadros de Michel son retazos de historias sin aparente conexión pero que forman parte de una madeja oculta de la que necesitamos tirar del hilo para descubrir la trama. La técnica que utiliza combina el collage con el gouache y acuarela y se caracteriza por la riqueza de texturas, la profundidad que se obtiene a través de las distintas capas superpuestas y una riquísima paleta de colores que va desde el añil al púrpura pasando por todas las gamas del verde y el ocre.

Menades0

Ménades

 

             En palabras del crítico Manolo Gil, la obra de Michel Koven presenta:

“Motivos grutescos, mitológicos, símbolos renacentistas y barrocos, a veces agrietados, que conversan entre sí, que adquieren nuevas lecturas, que se abren a nuevas posibilidades estéticas. Un mundo onírico, neoplatónico, poético como sólo los sueños y las quimeras lo pueden ser. Inquietante y placentero. Dual. Una ilusión óptica que es casi un palimpsesto en el que aflora el todo y la nada, como en esas viejas pizarras escolares en las que por mucho que borrabas y borrabas siempre permanecía la huella de una imperfecta caligrafía infantil trazada con tiza. Huellas o desconchados, en definitiva tiempo, que invitan a la curiosidad escatológica a que descubra un vacío turbador o un infierno. Palabras y huellas que no se resignan a desaparecer, como esos recuerdos que vuelven a nosotros por casualidad para gritarnos que no están muertos”.

Para conocer mejor la obra de Michel Koven recomendamos acceder a su excelente página web desde AQUÍ. En cuanto a su personalidad y su trabajo lo descubrimos en la entrevista que se le hizo desde estas mismas páginas de artecreha: AQUÍ.

 Cartel00

Be the first to comment on "Michel Koven en Valencia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*