Minotauro

000_minotaurowatts1886

000_minotaurowatts1886

“La forma más completa de la leyenda del Minotauro nos la ha transmitido Apolodoro, pero ciertamente se remonta a un período arcaico. Poseidón, para vengarse por la ofensa que le hizo Minos, que no había querido sacrificarle un toro particularmente hermoso, había inspirado a la esposa del rey, Pasífae, una insólita e irrefrenable pasión por el magnífico toro. Éste, por lo demás, estaba evidentemente poco interesado en la reina, que por consiguiente pidió ayuda al multiforme ingenio de Dédalo, que creó un simulacro de vaca tan convincente que la reina, encerrándose dentro, pudo finalmente apagar su deseo. De este amor contra natura nace un ser monstruoso, el Minotauro, de cabeza de toro y cuerpo humano. El monstruo, que por lo que parece también era antropófago, fue encerrado en una construcción especial donde era imposible salir, el Laberinto, también proyectado y realizado por Dédalo. Entretanto uno de los hijos de Minos, Androgeo, fue matado en una competición de los atenienses. El rey cretense, para vengarse, declaró entonces la guerra a Atenas y logró rendirla; entre las condiciones de la rendición estaba la obligación de que los atenienses mandasen cada año a Creta siete muchachos y siete doncellas para ofrecer como alimento al Minotauro. El ateniense Teseo, hijo del rey Egeo, se ofreció a poner fin a la matanza anual y llegó a Creta entre las víctimas designadas. Allí, antes de ser arrojado como alimento al monstruo, logró enamorar a la hija de Minos, Ariadna. Esta, por consejo del omnipresente Dédalo, le proporcionó una espada y un ovillo de hilo para poder encontrar de nuevo el camino de salida; con esta ayuda, el héroe logró finalmente matar al monstruo”.

(En: “Diccionario ilustrado de los monstruos”, Massimo Izzi, 1996)

(Ilustración de cabecera: “Minotauro”, George F. Watts (pintor simbolista inglés), 1886)

Be the first to comment on "Minotauro"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*