Miquel Barceló: Sobre la obra de arte

barcelo4

barcelo4

 

“El arte no es un reflejo de la vida, sino una forma de vida y una bien extraña forma de vida. Pienso en una pintura que suceda con la misma elegancia cruel que la naturaleza, sin jerarquías ni explicaciones. Podríamos decir, como nuestros mayores, que se aprende a pintar observando la naturaleza. Tal vez por eso de mayor tuve que ir a pintar hasta Gaba, al borde del río Níger, a temperaturas extremas, no sólo para escapar a la obscena vacuidad occidental, también para retomar contacto con la tierra.
La técnica progresa posiblemente, y el deporte tal vez, y la ciencia…, la historia del arte progresa sólo si creemos lo que ponen los libros de historia del arte. Pero las obras de arte son ajenas a toda idea de progreso. Son frutos del espíritu. De Altamira a la antigua China, a nuestra atribulada y temerosa Europa, a través de los siglos y a través de los conflictos, se muestran como productos de un afán de trascendencia. Van más allá de las miserias y nos conciernen personalmente ahora y siempre.”

Miquel Barceló, fragmento final del discurso que pronunció el 23 de octubre de 2003 con motivo de la recepción del Premio Príncipe de Asturias.

Be the first to comment on "Miquel Barceló: Sobre la obra de arte"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*