Nicolas Schoffer

000_SchofferTORRE

000_SchofferTORRE

Artista plenamente integrado en su tiempo, Nicolas Schoffer (Kalocsa, Hungría, 1912 – París, 1992), ha plasmado su creatividad en la pintura, la escultura cinética, el urbanismo, el cine, la arquitectura, la televisión y la música. Y todo ello buscando integrar el dinamismo en la obra artística, un dinamismo que antes buscaron los cubo-futuristas o el constructivismo ruso (Naum Gabo, Moholy-Nagy), etc., a través de la plasmación del tiempo y del movimiento.

Schoffer, a diferencia de los citados movimientos artísticos, tuvo la posibilidad de inspirarse en las teorías cibernéticas, principalmente en las ideas del matemático norteamericano Norbert Wiener (Columbia, Missouri, 1894 – Estocolmo, Suecia, 1964)(creador de la cibernética)(“La información es información, no materia o energía”), así como en toda una serie de nuevas tecnologías.

A partir de todo ello Schoffer realiza la primera escultura cibernética de la historia del arte: “CISP 1” (1955). Se trata de una escultura (desarrollada por la compañía Philips, tenía una altura de 50 metros y estaba sonorizada por una composición de Pierre Henry) sobre una base de cuatro rodillos con diversos mecanismos y un cerebro electrónico: pequeños motores, células fotoeléctricas y un micrófono. Dichos sensores y mecanismos captan toda una serie de variaciones de intensidad de luz, color y sonido, y, procesados por el cerebro electrónico, se producen una serie de movimientos y activaciones luminosas y sonoras de la escultura. Es lo que ahora llamamos interactividad (causalidad circular de retroalimentación-loops (bucles). Se produce, por lo tanto, un diálogo o una interacción, entre el espectador y el entorno ambiental con la obra de arte. La “Tour Lumière Cybernétique” (1963) fue el proyecto (para realizar en el barrio parisino de la Défense) que culmina sus investigaciones sobre entornos interactivos, aunque no pudo llevarse a cabo.

Para Schoffer el escultor debe utilizar las técnicas de su tiempo. Si Fidias y Praxiteles utilizaron el cincel para trabajar el mármol, el escultor del siglo XX debe utilizar las técnicas eléctricas y electrónicas para realizar sus obras. Para él la cibernética, elemento esencial de su obra como ya hemos comentado, representa “la toma de conciencia del proceso vital que mantiene en equilibrio el conjunto de los fenómenos”.

Para conocer más ampliamente su obra (escultura-automóvil, espectáculos experimentales con los ballets de Maurice Béjart, escultura cibernética autónoma, clips para la televisión, cronodinamismo, esculturas programadas, ballet interactivo, etc.) recomendamos visitar la página dedicada a su obra. Para acceder pinchar AQUÍ.

Be the first to comment on "Nicolas Schoffer"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*