Objetos

000 MarcelBroodthaers

 

000 MarcelBroodthaers

“Al igual que el paisajismo, el bodegón no emerge como género propio de la pintura hasta el siglo XVII. Se desarrolla entonces como celebración de los placeres físicos que depara la vida: comida, bebida, bienes materiales. Pero en una época religiosa, también asume una función simbólica: pescados y piezas de caza, flores que acabarán marchitas, fruta que se va a pudrir, objetos que nos van a sobrevivir, calaveras: todos nos hacen pensar en la mortalidad.

A principios del siglo XX, con arreglos sencillos de objetos comunes y corrientes, Cézanne crea una forma innovadora de representar la realidad por medio de la pintura. Siguiendo sus pasos, Picasso y Braque inician la corriente denominada Cubismo. A partir de 1912 ambos incorporan directamente en su obra objetos sacados de la realidad, primero en forma de collages de dos dimensiones utilizando periódicos, papeles pintados, etc., y lugo, con las construcciones cubistas tridimensionales de Picasso en algunas de las cuales los propios objetos son representaciones de sí mismos. Esto marca un momento importante para una de las obsesiones fundamentales del arte moderno: la aproximación del arte al mundo real. Marcel Duchamp fue mucho más lejos con una serie de obras (llamadas ready-mades) que consisten en objetos de la vida cotidiana  — siendo el más notorio un urinario público — presentados como objetos de arte. Establecido este principio, Duchamp pasó a crear naturalezas muertas complejas que no pertenecen ni a la pintura ni a la escultura, sino que son una mezcla de ready-mades y de elementos hechos por el artista.

En la década de los 30 el Surrealismo inyectó un potente contenido psicológico, y en particular psicosexual, al bodegón moderno, como se puede ver en la obra de Hans Bellmer. […] A partir de principios de la década de los 60, con el arte Pop y el Neorrealismo, se inicia un gran renacimiento del género del bodegón, con creaciónes que giran en torno al alegre mundo del consumismo y la cultura popular que florece en esa época. Eduardo Paolozzi fue uno de los profetas del arte Pop en los años 1940 con sus collages de historietas y folletos publicitarios y su ensamblage de un extraordinario archivo de juguetes que reflejan la cultura del consumismo. […]

En las décadas postreras del siglo XX, la propuesta de Duchamp de trasplantar directamente el mundo real al mundo del arte se difunde ampliamente con ricos y variopintos resultados. Uno de los más extraordinarios creadores contemporáneos de naturalezas muertas es Damien Hirst, cuya gran instalación, Farmacia, explora nuestra fe en la medicina y nos recuerda de una forma vívida que a pesar de la abundancia de fármacos la muerte no tiene remedio.”

(Simon Wilson: “Naturaleza Muerta, Objeto, Vida Real”. 2000)

(En la imagen de cabecera, una obra de Marcel Broodthaers)

Be the first to comment on "Objetos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*