Ofrenda 4 de la Venta.

OfrendaCuatro02

OfrendaCuatro02

El arte y la cultura precolombina, en muchas ocasiones pasa inadvertida a ojos de la sociedad occidental, pese a su enorme belleza y primacía en diversas técnicas y creencias.

Piezas como la Ofrenda 4 de la Venta, ejemplifican a la perfección una idea que se repetirá siglos después; cómo la sencillez de formas puede transmitir un sinfín de emociones e irradiar una hermosura inigualable.

Este conjunto escultórico, es atribuido a los Olmecas, una cultura situada en la zona mesoamericana y conocida fundamentalmente por su producción de monumentos de piedra de cabezas colosales. Aun así, en contraste con la magnitud de estas obras, realizaron también figuras de gran delicadeza y esbeltez como las de este conjunto del período olmeca de la Venta (1050-400 a.C).

Se trata de 16 figuras antropomorfas dispuestas en torno a un individuo de frente, que conforma el foco de atención de la escena. A todos ellos, les rodean seis columnas con forma de pétalo colocadas verticalmente.

Todos los individuos se encuentran en la misma posición, tienen rasgos similares con relación al culto del jaguar, tienen marcas de orejeras y presentan una deformación craneana (ritual muy común en estas culturas en el cual deformaban con tablas el cráneo de los niños para adquirir una forma más alargada).

La ofrenda fue descubierta por el arqueólogo mexicano Eduardo Contreras, quien se la encontró enterrada cuidadosamente bajo distintas capas de arcilla de varios colores.

Lo realmente curioso es que quince de ellos y las columnas están tallados en distintas piedras verdes, muy valoradas en la época, mientras que el individuo que se encuentra de frente fue tallado en piedra arenisca, de menor valor. Este hecho ha desencadenado multitud de hipótesis y conjeturas, que en un primer momento llevan a pensar que el personaje aislado es el líder, pero no cuadra con el material más humilde sobre el que se realizó. Es por ello, por lo que otra de las hipótesis es que esta escena puede representar un ritual en que el individuo aislado pasa de ser niño a adulto, adquiriendo un mayor valor espiritual, relacionado así con el paso de una piedra de menor importancia a otra de mayor.

Así pues, obras como ésta, envueltas en un halo de misterio, de dudas y de hipótesis, incitan al espectador a ir más allá de lo material, a pensar y sobre todo a usar su imaginación.

OfrendaCuatro0

Be the first to comment on "Ofrenda 4 de la Venta."

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*