Ouroboros

000_ouroboros

000_ouroboros

Símbolo ancestral, el “ouroboros” (del griego) o “uróboros” y también “Ouraboros”, tiene forma de serpiente o dragón que, al morderse la cola, conforma una forma circular.  Su más temprana aparición se produjo en un antiguo texto (“Crysopoeia”), un tratado  alquímico del siglo II escrito por Cleopatra en Alejandría.  En dicho texto aparece una ilustración del Ouroboros que muestra una inscripción: “Todo es uno”. En ella el Ouroboros —ser activo y pasivo, devorador y devorado— se muestra, mitad blanco, mitad negro, hecho que representaría la dualidad que está presente en todo, la naturaleza cíclica de todas las cosas, el eterno retorno, el tiempo y la continuidad de la vida. En la mitología nórdica ilustra este mito la serpiente Jormungand que al crecer llegó a tener tal tamaño que pudo rodear el mundo y apresarse su propia cola con los dientes. La imagen de cabecera es una miniatura de una obra de Synesios (s. IV).

Be the first to comment on "Ouroboros"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*