Pandora

Pandora0

Pandora0

John W. Waterhouse: Pandora. Col. Particular. 1896.

Pandora es una criatura en forma de mujer creada por Zeus para vengarse de Prometeo, que había restituido el poder del fuego a los hombres después de que Zeus se lo quitara. En venganza este mandó a Hefesto que modelara una maravillosa figura de arcilla a la que Atenea infundió vida, las Gracias la engalanaron, Afrodita le otorgó el poder de la seducción y Hermes la dotó de astucia y malicia.

Con todos esos dones Pandora marchó a visitar a Epimeteo, cándido hermano de Prometeo, que atraído por ella aceptó el regalo que el ofrecía, que no era otro que una hermosa jarra (la famosa “caja de Pandora”), que él abrió inconscientemente liberando así todos los males que asolarían la humanidad, desde las enfermedades a las guerras y todo tipo de desgracias, consumando así la venganza de Zeus. Y menos mal que el ánfora se cerró a tiempo, quedando en su fondo la Esperanza para consuelo de los mortales.

El mito, referido por Hesiodo en sus obras Teogonía y Trabajos y días, es para algunos la forma de justificar desde el pensamiento religioso las fuerzas oscuras que asolan a los hombres, aunque por otro lado es una muestra de misoginia cultural que arrastrarán prácticamente todas las religiones, de tal forma que Pandora resulta un símbolo que se judaíza y luego se cristianiza en la figura de Eva. Los paralelismos son evidentes: es la mujer, la que perversa, incita al mal al hombre ingenuo, que deja que caigan sobe la humanidad todos los males. De donde se deriva un silogismo teogónico presente a lo largo de la historia, que la perdición proviene de la mujer.

El mito de Pandora ha sido ampliamente tratado en la Historia del arte: lógicamente aparece en algunas obras de arte griego, sobre todo en la decoración de vasijas, pero también hay un dibujo al respecto de Rosso Fiorentino, en la Escuela de Bellas Artes de París; y otro de Jaques Callot de principios del S. XVII, en el National Museum of Western Art de Tokio. No obstante será entre los pintores academicistas primero y sobre todo entre los simbolistas y prerrafaelistas de la segunda mitad del S. XIX cuando el tema alcance mayor profusión. Entre otros ejemplos podríamos destacar así un Nacimiento de Pandora de James Berry, en el Manchester Art Gallery, realizado entre 1791 y 1804; una Pandora de Gabriel Rossetti en la Faringdon Collection, en Buscot-Park (Oxfordshire), de 1869, y otra versión de este mismo autor algo más tardía, de 1878, en el Lady Lever Art Gallery de Liverpool; dos versiones de Jules Joseph Lefebvre, una en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, de 1872, y otra de 1882 que se encuentra en una Colección privada; a todas las cuales podríamos añadir también la Pandora de John William Waterhouse de 1896, que asimismo se encuentra en una colección privada.

Pandora00

Be the first to comment on "Pandora"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*