Pesadilla de la pirámide de Keops

000 Keops

000 Keops

“Por fin, conseguimos superar el último montículo.

_ ¡Mirad!  _ dijo Ramsés Smith.

_ ¡Madre de Dios!  _exclamó Dos Santos.

_ ¿Qué están haciendo? _ preguntó Myshtigo.

_ ¿No lo ve? Están desmantelando la Gran Pirámide de Keops _contesté

_ Pero, ¿por qué?

_ Bueno… _ empecé diciendo_. Por aquí andan escasos de materiales de construcción, ya que en el Viejo Cairo todo es radiactivo… Así que los consiguen haciendo pedazos ese antiguo y sólido cuerpo geométrico.

_ ¡Se atreven a profanar un monumento a las viejas glorias de la raza humana! _exclamó.

_ Nada hay más barato que las viejas glorias _repuse_. Lo que nos interesa es el presente, y ahora necesitan materiales de construcción.

_ ¿Cúanto tiempo llevan haciendo esto? _inquirió Myshtigo, con palabras apresuradas que delataban su excitación.

_ Hace tres días que empezamos la demolición  _respondió Ramsés.

_ ¿Y con qué derecho hacen una cosa así?

_ Lo autorizó el Departamento terrestre de Artes, Monumentos y Archivos, Srin Shtigo.

_ ¡Usted!  _dijo.

_ Sí _reconocí –. Soy el Comisario encargado de ello…

_ ¿Cómo explica que nadie más se haya enterado de esto?

_ Porque muy poca gente viene ya por aquí _le contesté_. Lo cual es otro buen motivo para desmantelar el monumento. Hoy en día, como digo, apenas viene nadie a contemplarlo, y, por otro lado, es a mí a quien incumbe autorizar este tipo de operación.

_ ¡Yo he venido desde otro mundo a contemplarlo! ¿Acaso no soy alguien?

_ Échele entonces un rápido vistado _le dije_, porque no tardará mucho en desaparecer.

Se volvió y me miró con fijeza a los ojos.

_ Manifiestamente, no tiene usted idea de su valor. O si la tiene…

_ Al contrario, me doy perfecta cuenta de lo que vale.

_ ¿Qué ocurre allí?

_ Estamos filmando la escena.

_ ¿Con qué objeto?

_ Cuando las obras hayan concluido, haremos con todo ello una película de duración normal y la pasaremos al revés. Se llamará La construcción de la Gran Pirámide. Hará reír y pasar un buen rato… Y a nosotros nos dará dinero. Desde que oyeron hablar por primera vez de las pirámides, sus historiadores se han estado devanando los sesos para averiguar exactamente cómo nuestra raza logró construirlas. Esta película le hará algo más felices.

_ ¡Estás loco! _exclamó.

_ No _repliqué_. La ausencia de un monumento puede ser también, en cierto sentido, un monumento.

Volvimos de nuevo la vista a la pirámide de Keops / khufu, o mejor dicho a su noventa por ciento.

_ Supongo que aún no habrán empezado a demoler todos los monumentos de Luxor, Karnak y el Valle de los Reyes.

_ No, aún no.”

 

(Roger Zelazny: “Tu, el inmortal”. 1966)

Be the first to comment on "Pesadilla de la pirámide de Keops"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*