“El David”, según Vasari

David0

David0

“Y Miguel Ángel, aun cuando era difícil sacar del bloque una figura sin piezas (añadidas), cosa que los demás no se atrevían  a hacer, y como lo habían deseado durante muchos años, en cuanto llegó a Florencia trató de obtenerlo. Era ésta una pieza de nueve brazas, y en ella por mala suerte, un cierto maestro Simone de Fiesole había comenzado a labrar un gigante, con tan mala traza, que al vaciarlo entre las piernas, lo había estropeado de tal modo que los Obreros de Santa María dei Fiore lo habían dejado abandonado por muchos años (…)

Es superior a todas las estatuas modernas o antiguas, tanto romanas como griegas, porque tiene un torneado de piernas que es bellísimo y unas articulaciones y una esbeltez en el torso, que son divinas; y no se ha visto nunca una postura más dulce, ni gracia que se le puede comparar, ni pies, ni manos, ni cabeza, que puedan aproximarse, en cuanto a calidad, originalidad, armonía, perfección del dibujo en todos sus miembros.”

GIORGIO VASARI: Vida de Miguel Ángel. En su “Vida de pintores”.

Be the first to comment on "“El David”, según Vasari"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*