“El descubrimiento de la tumba de Tutankhamon”

Tutankamon0

Tutankamon0

Cuando nuestra luz cayó sobre el noble monumento de cuarcita, aparecieron ante nuestros ojos los detalles de aquella solemne llamada a los dioses y a los hombres y nos pareció intuir que, en el caso del joven rey, se había dignificado hasta la muerte (…) Una vez estuvo todo preparado para levantar la tapa, di la señal para que se iniciase aquella delicada operación. En medio de un intenso silencio, la enorme losa que estaba partida en dos y pesaba más de una tonelada y cuarto, fue separada de su lecho. La luz brilló en el interior del sarcófago. Nuestros ojos vieron algo que al principio nos confundió dejándonos decepcionados. El interior estaba repleto de finas vendas de hilo. Mientras manteníamos la tapa suspendida en el aire, desenrollamos aquellas vendas, una por una, y, cuando terminamos con la última, un rumor de admiración se escapó de nuestros labios. La escena que contemplaban nuestros ojos era impresionante: Una efigie de oro del joven rey, maravillosamente realizada, ocupaba el interior del sarcófago. Era la cubierta de un maravilloso ataúd antropoide…

CARTER,H : The tomb of Tut-ankh-Amen. Vol II (1927).

Be the first to comment on "“El descubrimiento de la tumba de Tutankhamon”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*