Qusayr Amra, el pequeño castillo rojo.

qusayr-amra3

qusayr-amra3

El palacio de Qusayr Amra (711-715), pequeña joya arquitectónica jordana de la dinastía Omeya (658-750) fue construido en la época del califa Walid I. Descubierto en 1898 por el orientalista checo Alois Musil (1868-1944), la UNESCO, dada la importancia de su arquitectura y de sus pinturas, lo puso, en 1985, bajo su protección, declarándolo “Patrimonio Universal de la Humanidad”.

Tipológicamente conectado con las villas romanas, fue a la vez una fortaleza y una residencia de los califas omeyas. Lo componen dos elementos principales: una sala rectangular de audiencia con una alcoba abierta al sur, con dos habitaciones, de forma absidial, a ambos lados; además, un baño (hammam) dotado de sistema termal de influencia romana, compuesto por tres habitaciones cubiertas, respectivamente, con bóveda de cañón, de arista y, la tercera, por una cúpula.

Junto a su arquitectura destacan sus excelentes frescos (con inscripciones en árabe y griego), que muestran figuras de bailarinas, animales, signos del zodíaco, personificaciones de la Poesía, Historia, Victoria y Filosofía, reyes (seguramente figuras de aquellos a quienes los árabes vencieron o a los que conquistaron parte de su territorio: el emperador bizantino, el rey visigodo de España, el negus de Abisinia y el emperador sasánida, entre otros), etc. De estas pinturas dijo Diehl: “…es la última creación de un carácter secular que nos ha dejado el arte helenístico. La feliz sensualidad de la Antigüedad resplandece aquí una vez más, aún por última vez”.

Para acceder a una serie de imágenes de este palacio del siglo VIII, pinchar AQUÍ

Sobre la vida de Alois Musil pinchar AQUÍ.

Be the first to comment on "Qusayr Amra, el pequeño castillo rojo."

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*