Restauraciones neoclásicas

000_esculturarestaurac

000_esculturarestaurac

“Como era habitual, los restos de esculturas antiguas seguían surgiendo del subsuelo. Así, en 1729, en una excavación en la antigua Tuscolo, en los Castillos romanos, aparecieron diez estatuas, sin cabezas ni brazos, pero de dimensiones muy parecidas, lo que de inmediato hizo pensar que todas ellas pertenecían a un grupo. La indumentaria de la figura masculina, vestida con un jitón, indujo a pensar en el tema de Aquiles y las hijas de Licomedes. El mito del joven héroe griego, travestido de mujer para escapar de la guerra y descubierto mediante una estratagema por Ulises, resultaba muy familiar: la pintura, la ópera y el ballet lo habían utilizado abundantemente. Un sarcófago romano, esculpido con el mismo asunto, se encontraba a poca distancia del hallazgo, en una villa de Frascati, y otro bastante conocido formaba parte de la colección del Palacio de los Caballeros en Roma. El cardenal Polignac, que en esas fechas se encontraba en Roma para comprar obras que acrecentaran su colección de escultura, adquirió el grupo y encargó la recomposición al joven restaurador, elegido por él entre los jóvenes pensionados del Palacio Mancini, Lambert Sigisbert Adam. Ambos no tuvieron dudas sobre el asunto y las diez estatuas adquirieron gestos y cabezas inspiradas en el modelo tardohelenístico del citado sarcófago del Palacio de los Caballeros, pero con actitudes mucho más acordes con un ballet o un tableau vivant que con las obras antiguas.

El grupo tuvo inmediato éxito y, cuando el cardenal Polignac muró, las estatuas, junto a toda la colección, fueron adquiridas por Federico II de Prusia. A Aquiles y las hijas de Licomedes fue dedicado un templete especial de planta central en el jardín de Charlottenburg, signo del aprecio en que eran tenidas. Sin embargo, frente al aprecio generalizado, las opiniones de los expertos en arte antiguo fueron muy diferentes. Caylus consideraba decadentes las estatuas, y el juicio de Winckelmann sancionaba definitivamente el final del éxito de este tipo de interpretaciones entre los expertos”.

(“La restauración de las esculturas antiguas en el Neoclasicismo”. En: Mª José Martínez Justicia: “Historia y teoría de la conservación y restauración artística”, 2000)

Be the first to comment on "Restauraciones neoclásicas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*