Revoluciones culturales

000_OrigenesRSocialista

000_OrigenesRSocialista

“En 1937, se planearon dos magníficas exposiciones de arte, una en la Unión Soviética y la otra en la Alemania de Hitler. La intención era que las dos fuesen hitos culturales. La exposición “La industria del socialismo” en Moscú iba a ser el primer certamen unificado que se celebraría desde la Revolución. La idea fue del comisario para Industria Pesada, Sergo Ordzhonikidze, que en 1935 creó un comité para que se encargase de planear la exposición, presidido por el director de la revista “Industriia”. Se programó para octubre de 1937, con el fin de celebrar el vigésimo aniversario de la Revolución y el fin del Segundo Plan Quinquenal. La Exposición de Arte Alemán tenía que ser la primera muestra nacional de pintura y escultura contemporáneas desde que Hitler tomara el poder. Tendría lugar en la nueva Casa del Arte Alemán en Múnich, cuya primera piedra había puesto Hitler el 15 de octubre de 1933, la fecha del primer Día del Arte oficial en el Tercer Reich. La inmensa sala de exposición fue el primer ejemplo de arquitectura monumental que encargó Hitler. Su larga fachada pseudoclásica, dominada por 21 columnas de piedra, quedó terminada en 1937, a tiempo para la primera Exposición de Arte Alemán.

La exposición “La industria del socialismo” fue una celebración deliberada de los logros económicos y sociales del Estado soviético. Se invitó a los artistas a contribuir con obras sobre temas obligatorios que se describían detalladamente en un guía de 80 páginas. Cada tema tendría su propia sala de exposición: una para bienes de consumo, una para metales, una para alimentos, etcétera. Se invitó a todos los artistas soviéticos a aportar sus propuestas antes de enero de 1936 y se encargaron varios miles de obras. […] Entre los cuadros expuestos había demasiados retratos de “enemigos del pueblo” que fueron desenmascarados y purgados mientras acababan de pintarse. Los artistas tuvieron que pintar otras cosas sobre las figuras de los culpables; un gran retrato de grupo del comisariado de Ordzhonikidze tuvo que pintarse de nuevo a partir de cero.

Los nuevos cuadros satisficieron a los censores lo suficiente como para que la exposición abriera sus puertas con 16 meses de retraso, el 18 de marzo de 1939. Se entregaba a los visitantes un pequeño manual de notas redactado por el Comité Unificado de las Artes, que era un organismo de inspección que se había creado por orden de Stalin tres años antes. Unos guías oficiales les acompañaban en su visita a las 17 salas temáticas, que empezaban con “Lo viejo y lo nuevo”, que contrastaba la era zarista con la soviética, seguían con “La URSS se ha vuelto metálica”, que estaba llena de meritorios cuadros de acerías, y terminaban con las últimas salas, que aparecían agrupadas bajo la conocida cita de Stalin “La vida ha mejorado, la vida se ha vuelto más alegre”, donde cuadros sobre tiendas abarrotadas de cosas buenas que comprar y campesinos recogiendo productos maduros y apetitosos mostraban a los menos afortunados espectadores un avance del futuro socialista. […]

La Exposición de Arte Alemán se inauguró puntualmente, el 18 de julio de 1937, en presencia de Hitler y un grupo de líderes del Partido y expertos en arte. Se había invitado a artistas alemanes de nacimiento a presentar obras acabadas a un jurado encabezado por Adolf Ziegler, artista favorecido y presidente de la Cámara de Artes Plásticas del Reich. Se recibieron más de 15.000 obras que quedaron reducidas a 900 cuadros y esculturas, antes de mostrarlas a Hitler para su aprobación definitiva. Algunos de los cuadros le indignaron, porque eran tan vanguardistas que le resultó imposible saber cómo debían colgarse. El dictador rescató algunos de los que se habían rechazado por ser demasiado anodinos o sentimentales, a la vez que otros eran purgados”.

(Richard Overy: “Dictadores”, 2004)

(Imagen de cabecera: “Los orígenes del Realismo Socialista”. V. Komar y A. Melamid. 1985)

Be the first to comment on "Revoluciones culturales"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*