Rompiendo las reglas

000 MondrianBBB

 

000 MondrianBBB

“La arquitectura moderna es el estudio de un modelo nuevo de ciudad, distinto del tradicional, y empieza cuando los “artistas” y los “técnicos” son capaces de proponer un nuevo método de trabajo libre de las precedentes divisiones institucionales.

Los artistas, encargados de presentar y corregir la imagen de la ciudad posliberal, reaccionan en primer lugar contra su fealdad: critican el escenario que ven alrededor y empiezan a destruir los mecanismos que los producen.

Los arquitectos innovadores  —Horta, Van de Velde, Wagner—  se sienten insatisfechos al tener que escoger entre estilos del pasado y usan de la libertad que se les ha concedido para buscar un estilo nuevo, original e independiente de los modelos tradicionales.

Los pintores modernos rechazan de igual manera la realidad exterior y empiezan a desmontar pacientemente el escenario del mundo cotidiano: los impresionistas  —Manet, Monet, Pissarro—  extraen de la realidad las combinaciones de formas y colores, separándolas de los significados tradicionales; los posimpresionistas  —Cézanne, Van Gogh, Gauguin—  exploran la estructura oculta (los perfiles, volúmenes, colores) de las apariencias visibles; los fauves y los cubistas  —Matisse, Picasso, Braque—   descomponen definitivamente la imagen de una realidad dada y ponen fin a la función secular de la pintura de establecer unas reglas constantes para conocer e interpretar el mundo exterior. De esta forma, en medio siglo, los artistas de vanguardia ponen en cuestión todas las reglas ya experimentadas de organización del espacio físico (los estilos obtenidos de los períodos históricos pretéritos y el principio de la correspondencia entre imagen y realidad) con sus consecuencias culturales y organizativas.

Los técnicos, que trabajan inmersos en sus especialidades no están en condiciones de controlar el futuro proceso de su trabajo, pero sin embargo van modificando el ambiente de la vida cotidiana de forma cada vez más rápida y profunda haciendo más difíciles las formas tradicionales de control anteriores. […]

En el segundo decenio del siglo XX, a caballo de la primera guerra mundial, estas experiencias separadas [de artistas y técnicos] se encuentran en un movimiento unitario. […] La definición del nuevo objetivo a alcanzar  —un equilibrio del ambiente construido— hace desaparecer las diferencias entre el método objetivo del trabajo científico y el métido subjetivo del trabajo artístico.”

(Leonardo Benevolo: “El arte y la ciudad contemporánea”. 1977)

Be the first to comment on "Rompiendo las reglas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*