Sabías que…Caravaggio un carácter violento

Aunque no sepamos mucho de buena parte de la vida de Caravaggio porque hasta que no alcanzara la fama repentinamente era un perfecto desconocido, su biografía posterior está toda ella salpicada de innumerables episodios que nos lo revelan como un ser pendenciero y camorrista.

Tal vez fuera su infancia y juventud que compartió con la miseria y el abandono, o su genio extraordinario que le encumbraron como uno de los pintores más grandes de la Historia, pero lo cierto es que desde que se tienen noticias de su biografía son continuas sus disputas y reyertas: en 1600 sabemos que se enfrentó con otro pintor al que amenazó con un bastón y que no le hizo más porque los separaron unos carniceros que se hallaban próximos; al año siguiente se enfrentó con un soldado al que hirió en una pierna; en 1603 fue demandado por injurias junto a otros artistas, resultando especialmente insolente en el juicio; en 1604 fue demandado por un camarero que le había servido un plato con ocho alcachofas salteadas, cuatro en mantequilla y cuatro en aceite, y que al serle preguntado por cuáles eran las de mantequilla y cuáles las de aceite, el camarero respondió, “oledlas y lo sabréis”, respuesta que fue motivo suficiente para que Caravaggio enfurecido le tirara el plato a la cabeza abriéndole una brecha en la cara; en 1605 agredió a un notario, y poco después fue demandado por su patrona por no pagar el alquiler, a lo cual respondió el artista compinchándose con otros camorristas que empezaron a tirar piedras sobre los cristales de la casa hasta romperlos. En 1606 se le encontró malherido en su cama, y aunque no se supo la razón es de imaginar que sería consecuencia de una nueva pelea. Aunque el caso más grave ocurriría ese mismo año algunos meses después. Fue durante un juego de pelota al que era muy aficionado, y en el que por lo visto él y su amigo Longhi, perdieron la partida y la apuesta, lo que acabó en una nueva pelea, que en esta ocasión derivó en una lucha a espada en la que Caravaggio acabó con la vida de uno de sus adversarios.

Tuvo que huir de Roma, vagando algún tiempo por Nápoles hasta recabar en Malta, donde volvió a pintar algunas obras de relieve. Pero su espíritu inquieto no podía descansar y de nuevo se vio envuelto en otro suceso violento cuando se enfrentó a un caballero de la Orden de Malta y acabó en la cárcel. De allí pasaría a Sicilia y finalmente a Nápoles, donde la guardia española lo encarceló de nuevo. Finalmente enfermó de paludismo muriendo en 1610, cuando tan sólo contaba treinta y ocho años. Podría ser sin más la triste biografía de un vulgar delincuente, si no fuera porque a Caravaggio hay que considerarlo uno de los pintores más extraordinarios que ha dado la Historia del arte.

Be the first to comment on "Sabías que…Caravaggio un carácter violento"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*