Sabías que…El Trirreme

Trirreme0

En la Historia de la navegación, el trirreme griego es uno de los navíos que marcaría una época. Especialmente por lo que se refiere al combate naval, que este barco lo revolucionará totalmente.

A pesar de su importancia gravitan sobre él todavía algunas dudas, tanto en relación a su estructura, como a sus orígenes, pues no ha quedado ninguna prueba arqueológica o documental lo suficientemente completa como para solucionarlas. Así, se dice que el trirreme aparece hacia el siglo VII a.c. inventado por los corintios, pero a la vista de que en las Guerras Médicas tanto los persas como los atenienses disponían de este mismo barco de combate, surgen las dudas de si fueron los persas quienes se lo copiaron de los griegos o al revés.

Estructuralmente también se mantienen algunas incógnitas, pero es evidente que era un barco de gran maniobrabilidad y rapidez, que si revolucionó el combate naval fue porque sustituyó la estrategia del abordaje tradicional por la utilización del espolón de proa como forma de embestir a los barcos contrarios produciendo su hundimiento. De esta forma no se trataba ya de adiestrar a los soldados de marina en el combate cuerpo a cuerpo, sino de convertirlos en marineros que supieran maniobrar los barcos con la suficiente pericia como para embestir a los demás y evitar ser embestidos.

Los trirremes se llaman así porque contaban con tres filas de remos en cada borda, remos que sólo se utilizaban en combate, porque la navegación habitual se realizaba por medio de un velamen de dos velas cuadradas, una sobre un mástil central, y la otra a proa sobre un pequeño trinquete.

El barco se construía a partir de un casco formado por un costillar de cuadernas, sobre los que se encajaban tablas de abeto, roble o cedro, y todo ello convenientemente calafateado y pintado con motivos figurativos y simbólicos muy impactantes, como los ojos tan característicos de la proa.

Pero lo esencial era que el casco tuviera la suficiente solidez como para aguantar las embestidas enemigas, de ahí que aparte de la estructura básica del mismo se reforzara con el hypozoma, una cuerda muy gruesa, tensada de proa a popa a la altura de la roda por medio de un molinete que se hallaría en el centro del barco. Otros autores piensan por el contrario que el hypozoma rodearía el casco por el exterior, de todas formas era una pieza principal y lo prueba el hecho de que cada barco debía de llevar varias de repuesto. La proa se prolongaba en el famoso espolón, que en realidad consistía en un ariete de tres dientes y 2 ó 3 metros de largo, de madera recubierta de bronce, y cuya finalidad era como sabemos embestir al navío enemigo para abrirle una vía de agua o romper los remos de uno de los laterales, dejando el barco ingobernable,

Los trirremes tenían una eslora de 40 metros y una manga de 5 m., con un calado de apenas un metro, lo que por un lado permitía una gran maniobrabilidad y rapidez de movimientos, imprescindibles en este tipo de combate en embestida, y por otra una gran facilidad para la varada en playas y puertos naturales.

En ese espacio mínimo se podían concentrar hasta doscientas personas. En primer lugar los remeros, que no eran esclavos ni presidiarios, todo lo contrario, eran marineros bien pagados que por ello mismo se alistaban en los trirremes con facilidad. Se disponían como hemos dicho en tres filas en cada borda, aunque al respecto también hay muchas dudas en cuanto a su disposición. Lo más probable es que se colocaran tres hileras superpuestas de remos por banda, con los bancos dispuestos de forma escalonada o al tresbolillo. Los remeros del nivel inferior (talamitas), junto a la borda, por encima de ellos pero situados más al interior del casco los zigitas, y en un nivel superior los tranitas. De esta forma las tres filas de remeros daban gran potencia al barco, pero situados de esta forma no se estorbaban. A los remeros se añadían los marineros que manejaban el velamen, un destacamento de hoplitas y el piloto que dirigía la nave.

Algunos trirremes llevaban protección para sus tripulantes por medio de lonas o maderas que salvaguardaban de flechas y jabalinas. Otros, los más viejos, servían como barcos de refuerzo para transportar soldados y caballos, en tales casos, los trirremes se transformaban, suprimiendo dos filas de remos y empleando el espacio para la carga.

El trirreme griego sería a su vez utilizado por los romanos como navío de guerra con algunas pequeñas modificaciones.

Be the first to comment on "Sabías que…El Trirreme"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*