Sabías que…La campana de Huesca

Casado_de_Alisal1

Cuenta la Crónica de San Juan de la Peña, que llegado al trono del reino de Aragón el rey Ramiro II, sucesor de Alfonso I, que había dejado el reino sin descendencia, la oposición que los nobles aragoneses ejercieron sobre el rey llegó a amenazar seriamente su autoridad. Por ello, decidió tomar una solución drástica y pidió consejo para ello a su antiguo maestro, el abad de San Ponce de Tomeras. Este llevó al mensajero al huerto y cortó unas coles, aquellas que sobresalían más. A continuación ordenó al mensajero repetir al rey el gesto que había visto. Ramiro II lo entendió muy bien y de inmediato convocó Cortes en la ciudad de Huesca a la que debían de asistir todos los nobles, aunque antes de la reunión les invitó a todos a que vieran una campana que había ideado para que se oyera en todo el reino. A los rmás ebeldes los hizo entrar de uno en uno en la sala y fue decapitándolos según iban entrando. Una vez muertos, los colocó en círculo y al obispo de Huesca, el más rebelde de todos, lo colgó en el centro, pendiendo de una cuerda, como si fuera el badajo de la singular campana. Luego dejó entrar a los demás nobles para que aprendieran la lección.

La leyenda parece que tiene su inspiración en textos tan antiguos como escritos por Herodoto, aunque en este caso se sustituye el nombre del rey por el de Periandro, el del Obispo de San Ponce de Tomeras por la Corte de Trasibuto, y las coles por espigas de trigo. Pero de ello se deduce que se trata de una leyenda, aunque siempre ha sido un texto muy popular y conocido en Aragón. Tanto, que de este episodio se realizó en 1880 uno de los cuadros de Historia más famosos de todo este género.

Lo pintó José Casado de Alisal, un discípulo de Federico Madrazo, que pasaría por ser uno de los representantes más conocidos del género de Historia en nuestro país, junto a otros pintores del mismo estilo como Francisco Pradilla, Antonio Gisbert o Eduardo Rosales. Entre sus obras destaca La capitulación de Bailén (en el Prado), el Juramento de las Cortes de Cádiz, retratos de Isabel II o Alfonso XII, y por supuesto su “Campana de Huesca”, hoy en el Ayuntamiento de Huesca, y que representa el momento más dramático del episodio, cuando los nobles principales ya han sido decapitados y sus cabezas forman un círculo en cuyo centro se observa cómo pende cual badajo la cabeza del Obispo de Huesca, mientras el resto de la nobleza observa despavorida la truculenta escena.

Be the first to comment on "Sabías que…La campana de Huesca"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*