Lord Elgin y el expolio de la Acrópolis


Uno de los hechos más lamentables en la historia de la conservación del patrimonio artístico (que mejor habría que considerarla la historia del expolio del patrimonio artístico), la protagoniza el conde Elgin, un Lord británico que aprovechó sus cargos políticos para saquear literalmente la Acrópolis de Atenas.

Thomas Bruce, que así se llamaba en realidad el conde, fue nombrado embajador en Constantinopla en 1799, nombramiento que le permitió acceder libremente al patrimonio griego, teniendo en cuenta que en aquellas fechas Grecia no existía todavía como país independiente y se hallaba dentro del territorio del Imperio turco. Por ello le fue tan fácil realizar dibujos y vaciados de los relieves del Partenon y posteriormente arrancar directamente las metopas, los frisos de las Panateneas y esculturas de los frontones. Durante un año largo sus numerosos operarios desvalijaron el Partenon, parte del pórtico de las Cariátides del Erecteion, fragmentos del friso del antepecho del templo de Atenea Niké, y muchas otras piezas del recinto de la Acrópolis. Las embaló en unas doscientas grandes cajas de madera y las bajó hasta el puerto del Pireo, donde habían de embarcar para Inglaterra.

Pero aunque inicialmente todo fue tan fácil, las cajas quedaron mucho tiempo aguardando salir de Atenas, entre otras cosas porque Lord Egin había sido hecho prisionero por las tropas francesas de Napoleón. Finalmente salieron para Londres, pero no acabarían aquí las desgracias de las piezas expoliadas, porque uno de los barcos que las transportaba se hundió cerca de la isla Cerigo (antigua Cythera). Sólo se pudieron rescatar cuatro cajas y el resto no se pudo recuperar hasta dos años después, que fue el tiempo que estuvieron bajo el agua, con lo que eso supuso para su estado de conservación.

Finalmente, en 1807 todas las piezas capturadas por Lord Egin se reunieron en Londres, en su casa de Park Lane, dando lugar a lo que se llamo el Elgin’s Museum. Algunos años después pasarían al Burlington House, y finalmente al Museo Británico, donde todavía hoy pueden contemplarse la mayoría de las obras conseguidas por medio de aquel lamentable saqueo.

Be the first to comment on "Lord Elgin y el expolio de la Acrópolis"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*