Serpentinata

000 VictoriaMAngel

 

000 VictoriaMAngel

“No hay figura retórica más típica del lenguaje manierista que la figura sepentinata. G. P. Lomazzo, en su Tratatto de 1584, nos ofrece una exposición diáfana que, significativamente, parte de una cita de Horacio donde se afirma que poetas y pintores tienen idéntica licencia para actuar como gusten:

  En una ocasión Miguel Angel dio a su discípulo Marco de Siena este consejo: que uno debería hacer siempre la figura piramidal, serpentina, y multiplicada por uno, dos o tres. Y en este precepto, me parece a mí, está el secreto de la pintura, pues una figura tiene su mayor gracia y elocuencia cuando se la ve en movimiento, lo que los pintores llamas Furia della figura. Y para representarla así no hay mejor forma que la de la llama, porque ésta es la más móvil de todas las formas y es cónica. Si una figura tiene esa forma será muy bella… El pintor debería combinar esta forma piramidal con la Serpentinata, como la torcedura de una serpiente viva en movimiento, que es también la forma de una llama ondeante… […] La figura no parecerá graciosa a menos que tenga esta forma serpentina, como la llamaba Miguel Ángel.

Y de hecho Miguel Angel la inventó. El primer ejemplo que nos ha llegado es su Victoria, tallada en 1527-28 para la tumba de Julio II. Le sucedió de inmediato el influyente modelo de Sansón y los Filisteos en el que la figura serpentinata fue “multiplicada por tres”. Sin embargo, esta forma evoluciona a partir del contrapposto clásico, una de las recuperaciones más típicas del primer Renacimiento… […]

La palabra contrapposto, que se aplica también a una figura retórica muy del gusto de Petrarca, significa en artes visuales un sistema de componer el cuerpo humano que había sido característico de la escultura antigua. Las partes del cuerpo se disponían asimétricamente, de modo que al giro de la cabeza se oponía el de las caderas, una pierna recta sostenía el peso del cuerpo mientras que la otra quedaba libre y flexionada, y así sucesivamente. Pero todas las asimetrían se conciliaban en un equilibrio final.”

(John Shearman: “Manierismo”)

Be the first to comment on "Serpentinata"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*