Sobre Claes Oldenburg

Oldenburgh00

Oldenburgh00

Claes Oldenburg: “Clothespin”. Philadelphia. 1976.

“¿Acaso hay algo más corriente que una pinza para la ropa? Sin embargo, nos costaría trabajo encontrar cualquier cosa que sea tan onírica y gratuita como una pinza de cuarenta pies de alto. Como un monstruo en una película, este objeto sugiere que el mundo real, de algún modo, ha logrado levantarse contra sus amos. Representa la experiencia magritteana de una manzana gigante en la habitación, o el peine mágicamente agrandado inclinándose sobre un a cama inesperadamente diminuta, pero situando estas experiencias en una ciudad real. Al mismo tiempo, la pinza no es sólo eso. Sus mandíbulas, enfrentándose y unidas por un muelle, aluden a los amantes de Brancusi que se abrazan, fusionados en una masa de piedra cúbica; mientras que las dos piernas de la pinza inducen a interpretarla como la efigie de un hombre. El muelle en su <<torso>>, dilatado y reluciendo contra la herrumbre, sugiere la comprensión, la fuerza, la inhibición militar. Todos los ángulos son afilados. Es una figura de autoridad, la parodia del héroe escultórico; de hecho, un Coloso de Rodas moderno proporcionándole a Oldenburg una alternativa a la tradición clásica de la escultura monumental, que una vez él mismo resumió de manera mordaz como <<unos toros, unos griegos y unas tías en pelotas>>”.

Robert Hughes: “El impacto de lo nuevo”. 1991, pp 359.

Be the first to comment on "Sobre Claes Oldenburg"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*