Sobre el término “Barroco”

Cartuja0

Cartuja0

“El adjetivo “barroco” fue utilizado inicialmente por los neoclásicos franceses para designar despectivamente las tendencias del S. XVII, que combatían y deseaban ridiculizar, al considerar sus formas artificiosas, exageradas, absurdas, en suma la encarnación del mal gusto. El término escogido para definirlas se relaciona con la palabra portuguesa “barroca” que significa perla irregular, “berrueco” o roca granítica, de la que deriva berrocal, campo agreste lleno de piedras irregulares y también se ha querido asociar a “baroco”, figura de un silogismo lógico de gran complejidad. El Barroco ha mantenido ese carácter de extravagancia, dificultad, recargamiento y desorden, hasta mediados del S. XIX cuando, superados los afanes antibarrocos del Neoclasicismo, comenzó su revisión. El crítico suizo Jacob Burckhardt fue el primero en librarlo de su carga negativa, afirmando que el Barroco habla el mismo lenguaje que el Renacimiento, pero aún lo consideraba una exageración de éste. A su discípulo Heinrich Wölfflin se debe la revalorización del estilo, definiéndolo como un cambio violento de las formas del Renacimiento. La confrontación de éstas con las del Barroco le permitió precisar las características de cada estilo, elaborar una teoría de los principios fundamentales de la Historia del Arte y establecer la gran categoría estética del Barroco.”

R. CAMACHO: Lo mejor del arte barroco 1. Historia 16. Madrid 1997, pág 6.

Be the first to comment on "Sobre el término “Barroco”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*