Sobre la antigua basílica de San Pedro del Vaticano

SanPedro0

SanPedro0

“En primer lugar hay que construir la iglesia de forma alargada (ya que se parece a una nave), orientada hacia el lado Este. El trono del Obispo debe situarse en el centro, y los presbíteros se sentarán a ambos lados de él, mientras que los diáconos se mantendrán cerca, en pie, vestidos elegantemente, sin ropas superfluas, ya que son como pescadores o contramaestres.

La misión de estos últimos consistirá en colocar a los laicos al otro lado de la Iglesia, sentados de manera ordenada y silenciosa, y que las mujeres se sienten aparte y observen en silencio. (…)

…Para no permitir que nadie entrara en el santuario interior con los pies sucios e impuros, ha dejado un gran espacio entre el templo y la primera puerta de ingreso. Tal espacio tiene la forma de un rectángulo y está adornado en los cuatro lados por pórticos levantados sobre columnas…El centro se ha dejado sin cubrir, abierto al cielo y expuesto tal atrio a los rayos del sol y al aire reconfortante…Delante del templo (ha colocado) fuentes de las que brota el agua abundante, en las que se pueden lavar los que van a entrar en el recinto del templo. Esta primera zona de acceso es ya en todo bella y grandiosa; y para los que todavía no han pasado la primera iniciación, ofrece un ámbito apropiado…”

 

EUSEBIO DE CESAREA: Historia Eclesiástica. Libro X. S. IV. Descripción de San Pedro del Vaticano.


SanPedro000   SanPedro02

Be the first to comment on "Sobre la antigua basílica de San Pedro del Vaticano"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*